Libros de lance
Jordi Puntí

Jordi Puntí

Escritor. Autor de 'Todo Messi. Ejercicios de estilo'.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El código de Orwell

El artista David Shrigley no siente tirria por Dan Brown, pero sí por el consumismo que refleja 'El código Da Vinci' y recuerda que Orwell escribió '1984' como aviso de lo que ocurre cuando no valoramos la democracia

‘1984’, la distopía de referencia nunca muere

Una experiencia para resolver las incógnitas de 'El código Da Vinci'

Escena de 'El código da Vinci'.

Escena de 'El código da Vinci'.

El lector que frecuenta las librerías de lance y el mercado de Sant Antoni sabe que topará con una serie de sospechosos habituales: títulos que siempre reaparecen, ejemplares que por años que pasen sobreviven polvorientos, atrincherados en el orgullo de un éxito pasado. La paradoja es que un día fueron 'best-sellers', las novelas que todo el mundo quería leer, pero de tan manoseadas y populares perdieron el derecho a quedarse en una biblioteca privada. Entre catedrales del mar y capitanes alatristes, entre sombras ventosas y sombras de Grey, el primer lugar suele ser para las intrigas vaticanas de final inesperado, que Dan Brown animó en 'El código Da Vinci'.

El fenómeno es internacional. Tiempo atrás, la red de tiendas británica Oxfam, que acepta donaciones de libros y discos y los vende para recaudar dinero contra la pobreza, pidió a sus clientes que no les trajeran más 'Código da Vinci' porque ya no cabían en los almacenes. El artista visual David Shrigley se enteró y puso en marcha una obra de arte conceptual, titulada 'Pulped fiction'. Poco a poco compró viejos ejemplares del libro de Dan Brown y, cuando llegó a los seis mil, los recicló en pasta de papel y la utilizó para imprimir una nueva edición de '1984', la novela de George Orwell.

¿Por qué eligió a Orwell? En entrevistas recientes, Shrigley destaca que no siente ninguna tirria por Dan Brown, pero sí por el consumismo que refleja su libro, y recuerda que Orwell escribió '1984' como un aviso de lo que puede ocurrir cuando no valoramos la democracia, como actualmente en muchos países. Hay otro detalle que lo empujó a elegir George Orwell, y es que desde hace un par de años sus libros están libres de derechos y los puede publicar quien quiera. Bajo este prisma, '1984' es la opción más obvia y llamativa, pero no sé si la más acertada: como se lee en las escuelas también es un habitual de las librerías de lance. Hay otros libros de Orwell con una voluntad crítica, menos conocidos, como el reportaje 'El camino a Wigan Pier', sobre las condiciones de los obreros en las zonas mineras del norte de Inglaterra, lleno de reflexiones sobre la injusticia social. Un título, por cierto, que nunca se ha traducido al catalán: ¿cuántos 'Da Vinci' debe valer?