Fallecimientos
Sílvia Cóppulo

Sílvia Cóppulo

Periodista y psicóloga.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los muertos somos todos nosotros

Me pido para todos con suavidad un acompañamiento vital de formación en la muerte como dadora de sentido a la vida

¿Cuánto cuesta morirse en España? Estos son los gastos del funeral

TANATORIO

TANATORIO / DANNY CAMINAL

Si fuéramos inmortales, la humanidad entraría en un caos. Es imprescindible el ritual de la despedida y también tener un lugar físico para recordar a la persona que ha fallecido. Creemos que, si no pensamos en la muerte, esta no llegará. Nuestra sociedad es hedonista, valora el éxito y vive la muerte como un fracaso. Tenemos prisa en enterrar a los muertos y eso no ayuda en el proceso de duelo. Debemos despedirlos bien, con calma. La muerte forma parte de la vida.

Escucho cómo Josep Ventura, de profesión funerario por tradición familiar desde hace tres siglos, hilvana con serenidad estas ideas en el Divan, en Catalunya Radio. Un hombre que dice con sencillez que es feliz. Incorporar la muerte. No colocarse de espaldas a ella. Asumirla, aceptarla. Y saber sonreír a la vida, a cada instante en el presente, me digo. Mindfulness. Respira. Qué lejos aún, ojalá más cerca cada día.

Como tantas otras personas, vivo cada muerte ajena casi como una equivocación del universo, como un accidente impensable perpetrado por una intrusa traicionera, que acecha. Y al fin es la única certeza. Llevo años pensando en cómo integrarla em mi ser y en mi sentir, pero me sigo reconociendo hostil. No la invito, no. Si pudiera, si pudiera…

Le busco una explicación al 'error' de la muerte. Acaso una enfermedad, un accidente de tráfico, una edad muy, muy avanzada…Ya descansa, dicen algunos. ¿Descansa o no está?, me pregunto. No sé nada. Me queda menos tiempo para aprender, pienso. Y no quisiera llegar al final sin haberla incorporado casi como una amiga que siempre ha estado allí, mirándome.

Me pido para todos con suavidad un acompañamiento vital de formación en la muerte como dadora de sentido a la vida. Desde nuestra posición de occidentales. Desde la escuela, los medios de comunicación, desde el todo de nuestro universo. Los muertos no son únicamente los de las guerras, ni los que salen en titulares, porque fueron grandes cantantes o dirigieron buenas películas. No son tampoco los de las pantallas de la ficción. Los muertos somos todos nosotros.