Barceloneando
Joan Vehils

Joan Vehils

Periodista

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Paseo triunfal de Agatha y el Rey

Una inhabitual mayoría femenina llena un acto del Círculo Ecuestre para escuchar anécdotas de la diseñadora, como su 'look' para el Camino de Santiago

Antonio Delgado, presidente del Círculo Ecuestre con Ágatha Ruiz de la Prada

Antonio Delgado, presidente del Círculo Ecuestre con Ágatha Ruiz de la Prada / Enric Borràs

Nunca antes se habían visto tantas mujeres para tan pocos hombres en el salón de la tercera planta del Círculo Ecuestre. De los 124 asistentes, sólo 22 éramos hombres. Así, que, por una vez, pude sentir lo que habitualmente perciben las mujeres. Es verdad que la estrella invitada era una mujer, pero una mujer que provoca encanto o aversión por un igual. Morbosa, transgresora, rebelde, Ágatha Ruiz de la Prada, no se calla nada ni le teme a nadie. Bueno, curiosamente, confesó que su único miedo era volver a Barcelona tras cuatros años largos sin pisarla.

Sin embargo, la Marquesa de Castelldosríus, Grande de España y Baronesa de Santa Pau perdió ese temor inicial en cuanto vio que el salón estaba repleto de mujeres entregadas. La noche antes se instaló en casa de Merceditas Arnús de Urruela, con la que compartía mesa junto al presidente del Ecuestre, Antonio Delgado, de su primo, el director de orquesta y presentador del acto, Xavier Güell y del colega y director del mejor suplemento de libros que se hace en España. Me refiero, claro, a ‘Abril’ y a Àlex Sàlmon.

En una mesa cercana, su amiga, la abogada que más camina por las calles de Barcelona, Marta Guillermo, explicó que realizó el Camino de Santiago con Ruiz de la Prada y fue un espectáculo. Y no solo por su vestimenta llamativa, sino también por su cercana relación con todas las personas que la reconocían. Mientras, la CEO de Nomon Design y también amiga, Sisón Pujol, destacaba lo mucho que ha hecho Ágata por algunas pequeñas empresas como la suya. Estaban la elegante, Mª Luisa Carandini Gay de Montellá, Paco Caro, de equipo Singular, Cachito Estany, Chantal Muls, Marcos Vinzia, Gabriela Paris o Eva de Vilallonga, entre otras. En fin, que Ágata vino a Barcelona para hablar de su interesante y sincero libro, ‘Mi historia’ (La esfera de los libros), y lo hizo. Apenas citó al innombrable, así denomina a su exmarido, Pedro J. Ramírez, pero cuando lo hizo, le puso a parir y eso fue aplaudido. Acabó el acto cuando ella quiso y aseguró que volverá más a menudo. Veremos. En fin, que la jet set y lo que queda de la aristocracia femenina barcelonesa estuvieron a su lado y ella feliz...

Doblete de Maria Eugènia Gay y Raquel Sànchez

Y si Ágata arrasó en el Ecuestre, el Rey hizo lo propio en el ISE y en el CCIB. A Felipe VI no le preocupó que la alcaldesa, Ada Colau, y el conseller, Roger Torrent, no aparecieran en la recepción del ISE. Tampoco que luego estuvieran durante buena parte de la visita a su lado. Es más, departió con Torrent y su equipo con cordialidad durante las casi dos horas que duró la inauguración. Ejerció de anfitrión el presidente de la Fira, Pau Relat, figura clara en el notable éxito de este certamen dedicado al sector audiovisual.

De izquierda a derecha, Raquel Sánchez, el Rey Felipe VI, Mike Blackman y Maria Eugènia Gay en el ISE

De izquierda a derecha, Raquel Sánchez, el Rey Felipe VI, Mike Blackman y Maria Eugènia Gay en el ISE / El Periódico

Pues eso, que el Rey se sintió cómodo. Sabe Felipe VI y su entorno que no es lo mismo pisar la calle que pasear por un recinto blindado, pero aún y así, el martes, recién cumplidos los 55, fue un día de absoluta normalidad. Lo reflejaba en su cara y lo agradecieron aquellos que charlaron con el monarca. Habló más en inglés que en castellano y todo apunta que el ISE será el nuevo Mobile. Por eso, su director ejecutivo, Mike Blackman, un tipo nacido en Guyana (Sudamérica), que creció en el Reino Unido y que ahora vive entre Múnich y Barcelona, lleva camino de convertirse en el nuevo John Hoffman. En fin, un éxito brutal y que va a más.

Por cierto, la ministra Raquel Sánchez y la delegada del Gobierno, Maria Eugènia Gay, fueron las únicas que hicieron doblete con el Rey. Por la mañana en el ISE y por la tarde, tras un almuerzo privado del Rey en el Palacete Albéniz, se reencontraron en la entrega de los despachos judiciales.

Ahora que se le reclama todo a Madrid sería bueno recordar que hace 25 años que la Escuela Judicial se trasladó a Barcelona. Fue bajo la presidencia de Aznar y Pujol y cuando, Eugeni Gay, padre de a actual delegada, era el presidente del Consejo General de la Abogacía Española. Otros tiempos aquellos. Dicho esto, los responsables de la Casa Real están encantados de la visita del martes. Qué lástima de aquel discurso que tanto alejo al Rey de muchos catalanes…