Artículo de Maria Rovira Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

"Se busca pitufa risueña en el estudio"

El test de Bechdel se ha aplicado a películas, libros, obras de teatro, videojuegos, cómics… y debería aplicarse a los programas de radio, especialmente los de los medios públicos

1
Se lee en minutos
"Se busca pitufa risueña en el estudio"

El test de Bechdel, aparecido por primera vez en una tira de cómic de Alison Bechdel en 1985, es un método simple y eficaz que permite evaluar el machismo en productos culturales. Consiste en ver si 1) en la obra figuran, al menos, dos mujeres; 2) que hablen entre ellas; 3) y que lo hagan sobre algo que no sea un hombre. Se señala así la importancia no solo de la presencia, que es un primer paso indispensable, sino también de la profundidad y la autonomía. Solo un 49,6% de las 1.200 películas más populares a nivel internacional entre 1980 y 2019 pasaban el test, según un estudio del diario científico ‘Psychology of Popular Media’.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Y por qué os hablo del test de Bechdel? Porque se ha aplicado a películas, libros, obras de teatro, videojuegos, cómics… y me gustaría que se aplicara también a los programas de radio, especialmente los de los medios públicos. Se podría hacer después de los EGM (Estudio General de Medios), porque está bien saber cuánta gente te escucha, pero también qué tipo de producto les haces llegar. Además, los EGM no dejan de ser una estimación y el test de Bechdel es transparente e irrefutable. Cuando empezamos a hacer el ‘podcast’ ‘Oye Polo’ con Ana Polo en Radio Primavera Sound, uno de los comentarios más frecuentes fue que nos confundían las voces. Nuestros timbres pueden tener tonos similares, pero es que también me lo decían cuando coincidía con Montse Virgili en el ‘Estat de Gràcia’ de Catalunya Ràdio. Creo que la cosa va más de que nuestros oídos no están acostumbrados a tener que diferenciar voces femeninas, porque siempre suele haber una sola, más joven que el resto, con la función de ir informando de lo que ocurre en redes y reír. Síndrome de la Pitufa FM. ¿Cuán extraño sería si la presencia radiofónica masculina fuera tan restringida? ¿Cuántos programas de la parrilla actual tienen dos mujeres como voces fijas? Sin embargo, no es ninguna sorpresa que en el ‘podcast’ sea una fórmula de éxito y común. Porque el talento y el público están ahí, lo que no hay todavía es un lugar en los medios tradicionales.

Temas

Radio Machismo