Ágora

Pelegrí Viader

Comisionado de la Universitat Pompeu Fabra para el proyecto Eutopia.

Pelegrí Viader

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Más allá del programa Erasmus: las nuevas Universidades europeas

Eutopia es una de las 41 alianzas de universidades que ahora mismo están probando en Europa el experimento educativo más importante después de la creación del proyecto que facilitó la movilidad de estudiantes entre los países de la UE

Alumnos de Erasmus en una clase en la Universitat Pompeu Fabra

Alumnos de Erasmus en una clase en la Universitat Pompeu Fabra / ACN / MARTA RUBIROLA

Europa vive una nueva revolución en el modelo de educación universitaria. Si el programa Erasmus creado en 1987 facilitó la movilidad de estudiantes entre los países de la UE y el proceso de Bolonia en 1999 inició el proceso de armonización de los sistemas universitarios europeos, el nuevo proyecto EUI (European Universities Initiative) de la Comisión Europea va más allá y quiere crear un nuevo concepto de universidad a Europa: confederaciones de universidades existentes para potenciar la movilidad total entre los miembros de sus comunidades. Cuando la nueva fase de consolidación acabe, a finales de 2028, más de 500 universidades de Europa –un 10% de las existentes– estarán implicadas en alguna de las nuevas universidades. La idea es que ninguna de estas universidades pierda su autonomía ni su pertenencia al sistema educativo superior de su país, pero sí que pueda actuar, a todos los efectos, como Universidad Europea y proporcionar Títulos Europeos a sus estudiantes de todos los niveles: grado, máster y doctorado.

El proyecto está financiado por la UE bajo el paraguas del programa Erasmus+ y, en esta segunda fase, se destinan 1.100 millones de euros a los consorcios que resulten escogidos en la convocatoria que se abrirá el próximo mes de diciembre para optar a la posibilidad de ser una de las nuevas universidades europeas.

Barcelona, junto con París, es la ciudad europea donde más universidades están implicadas en proyectos de la EUI. La UB, la UAB, la UPC y la UPF están en diferentes consorcios y, en Tarragona, la URV también forma parte de uno.

La semana del 22 al 26 de noviembre una de las futuras Universidades Europeas, Eutopia, celebra el primer encuentro presencial desde el inicio de la pandemia. Es una alianza de 10 universidades que unirán sus campus para abrir sus títulos, su investigación y sus actividades de transferencia e innovación a todos sus estudiantes, profesores, personal de administración y entidades colaboradoras.

Esta metauniversidad estará presente en 10 países y unirá 10 universidades y sus ciudades. Barcelona, a través de la Universitat Pompeu Fabra, se unirá con universidades de Lisboa, París, Bruselas, Gotemburgo, Venecia, Dresde, Liubliana, Coventry y Cluj-Napoca. En total, más de 300.000 estudiantes, 45.000 profesores y administradores, 1.000 grupos de investigación y decenas de miles de ‘alumni’, así como centenares de instituciones y empresas colaboradoras.

Eutopia es una de las 41 alianzas de universidades que ahora mismo están probando en Europa el experimento educativo más importante después de la creación del proyecto Erasmus, que como es muy conocido ha permitido a millones de estudiantes europeos disfrutar de unos meses de movilidad entre universidades europeas.

Estas universidades tienen que permitir a Europa retomar una posición preeminente en el mundo en términos de educación superior, mirando a los ojos a las grandes universidades de EE.UU. o Asia-Pacífico que en este momento atraen una gran mayoría de los estudiantes internacionales que quieren estudiar en las mejores universidades del mundo. Cabe decir que las Universidades europeas serán, prácticamente todas, de titularidad pública y que podrán competir en calidad con las mejores del mundo con precios públicos europeos.

Habrá que ver si los países miembros de la UE son del todo conscientes de la importancia de esta apuesta y facilitan la eliminación de las trabas legales y normativas que nos separan en la hora de gestionar nuestras universidades nacionales. Un reto que, si sale bien, será un triunfo más del proyecto Erasmus y representará un catalizador del concepto de Europa, además de ser un potente ascensor social para los nuevos ciudadanos de la Unión Europea.