Plan para la recuperación

El Govern que necesita Catalunya

El país necesita un Ejecutivo operativo que lidere un proyecto de presupuestos que contemple con toda su dimensión los estragos de la pandemia

Se lee en minutos
Un empleado de la fábrica de Seat de Martorell en la línea de ensamblaje.

Un empleado de la fábrica de Seat de Martorell en la línea de ensamblaje. / REUTERS/Albert Gea

Mientras el proceso de vacunación de la población sigue avanzando, las empresas catalanas esperan el fin de las restricciones a la actividad con el objetivo de iniciar la recuperación y poder así volver a generar riqueza y crear puestos de trabajo. El 14 de febrero celebramos las elecciones al Parlament de Catalunya, pero aún no se ha constituido el nuevo Govern que debe asumir la responsabilidad de llevar adelante la nueva legislatura. Foment y Pimec queremos que, en estos momentos trascendentales, la vida política en Catalunya coja la velocidad de crucero que la situación económica requiere.

Las economías progresan si el tejido productivo genera actividad y crea empleo con salarios dignos. Solo de esta manera es posible contribuir con los impuestos que permiten las mejores políticas públicas y la evolución del Estado del bienestar y la prosperidad de los ciudadanos.

Mientras nuestro tejido productivo pierde poco a poco competitividad, y asistimos incluso al cierre y desaparición de empresas y autónomos, en Catalunya seguimos sin Govern. Tras el fracaso de las negociaciones políticas para hacerlo posible, hasta el momento no ha sido posible tampoco avanzar en la redacción de los presupuestos de la Generalitat de Catalunya, que son el instrumento esencial para la gestión de la economía de cualquier país. Ante una situación de crisis sanitaria y económica sin precedentes en tiempos de paz son necesarios unos presupuestos que den respuesta a los ciudadanos, y que hagan viable afrontar las dos prioridades: la salud de las personas y la recuperación de la economía. Catalunya necesita un Govern estable, con capacidad de generar los acuerdos necesarios para aprobar un Presupuesto que dé futuro a los ciudadanos de nuestro país y que dé confianza en momentos de tanta incertidumbre.

Es urgente formar el Govern que Catalunya necesita, un Govern operativo que lidere un proyecto de presupuestos que contemple con toda su dimensión los estragos de la pandemia. Dilatar más esta situación de interinidad es una grave irresponsabilidad a la que hay que poner fin. Un Govern que impulse medidas y ayudas directas a las empresas y que dé paso al ofrecimiento del mundo empresarial para acelerar el proceso de vacunación y dejar atrás esta oscura etapa, garantizando la continuidad de la actividad empresarial con las máximas garantías para la salud de las personas.

Ahora que las comunidades autónomas tienen en sus manos la posibilidad de ampliar las ayudas a los sectores que habían quedado excluidos de las ayudas directas, pedimos al futuro Govern que no deje a nadie atrás y que tenga también en cuenta todas las actividades de la cadena de valor. Para poder tramitar este y otros acuerdos con la máxima urgencia, es necesaria la formación del nuevo Govern.

Es prioritaria también una gestión rigurosa, transparente y justa de los fondos europeos Next Generation EU, los cuales suponen una gran oportunidad que debemos saber aprovechar en beneficio de nuestra economía, impulsando proyectos empresariales ambiciosos e innovadores que ayudarán a dar pasos adelante hacia la reactivación y la recuperación económica.

Dilatar más esta situación de interinidad es una grave irresponsabilidad a la que hay que poner fin

Foment y Pimec queremos destacar también la necesidad de otras medidas que reivindicamos para el tejido productivo desde antes de la súbita irrupción de la pandemia. Catalunya ha de ser un destino atractivo para la actividad empresarial, las inversiones, la investigación y el conocimiento. Y esto solo es posible si ofrecemos incentivos. Una fiscalidad competitiva y una política energética que no penalice a la industria, a los empresarios, los profesionales y los inversores.

Asimismo, se deben mejorar las políticas activas y pasivas de empleo y adaptar la Formación Profesional a las exigencias y la demanda del mercado de trabajo, reconociendo a las empresas como agente formativo principal y fundamental. Y, entre otras muchas cuestiones, también urge dotar de conectividad a todo el territorio y todos los polígonos, avanzar hacia la industria 4.0, promover más y mejor la implantación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. No podemos afrontar los retos sin hacer ahora las reformas globales y estructurales necesarias para encarar nuestro país los próximos años. Y eso sabemos que no es exigible solo al Govern catalán, sino que interpela, también, al Gobierno del Estado.

Noticias relacionadas

Todo este contexto, además, exige un esfuerzo de recuperación de la normalidad social y política. Y esto ocurre porque los gobiernos, todos, hagan lo que hacemos las patronales y sindicatos cuando los conflictos nos ahogan: sentarse, dialogar, negociar, y finalmente, pactar la solución más razonable para todos. Todos los espacios de resolución de conflictos son necesarios.

Las empresas no se rinden. A pesar de las dificultades están adaptándose, transformando sus negocios y transitando la transformación en la nueva era tecnológica y digital. Todas ellas necesitan un Govern que les ayude a mejorar la competitividad y capacidad financiera, dando paso a un escenario de recuperación que solo será posible con un Govern con sensibilidad empresarial y vocación de servicio público.