Opinión | Pros y contras

Josep Maria Fonalleras

La ficción constante

Elena Vavilova fue detenida en EEEU, junto con otros compañeros de la KGB, acusada de espionaje, tras vivir 25 años simulando ser americana

Elena Vavilova

Elena Vavilova / elenavavilova/ru

En 2010, Elena Vavilova fue detenida en Estados Unidos, junto con otros compañeros de la KGB, acusada de espionaje. Llevaba 25 años viviendo en el país, con el nombre de Tracey Lee Ann Foley. Nadie lo sabía, ninguno de los vecinos o las amistades, solo su marido, que también era uno de los 10 'ilegales' que simularon, durante un cuarto de siglo, que eran tan americanos como los demás, sin serlo, educados en el socialismo, con vidas más o menos estructuradas que abandonaron para convertirse en personas con el pasado inventado, con el presente falso, con un futuro incierto, con hijos que nacieron de esa falsedad y que se educaron en el capitalismo.

Vavilova explica aquella aventura fascinante en 'El secret de la clandestina' (Símbol Editors) y, en una entrevista en Vilaweb, comenta los detalles de un largo e imperceptible cambio de personalidad que implicaba "una tensión psicológica y una discusión ética y moral". El equilibrio entre una ficción constante y el recuerdo cada día más frágil de lo que había sido. Un espía se disfraza y trata de pasar desapercibido. Vavilova fue más allá. Convirtió la máscara en una segunda piel. Quizá incluso en la primera. 

TEMAS