EL NUEVO BARÇA SE PONE A ANDAR

Ha vuelto Mercè, ya estamos todos

Se lee en minutos
Joan Laporta, presidente del Fútbol Club Barcelona.

Joan Laporta, presidente del Fútbol Club Barcelona. / JORDI COTRINA

No hay duda, han fichado a un auténtico genio. No hay duda, los alemanes sabían lo que tenían en casa. Joan Laporta (o Eduard Romeu o José Elías, quien lo fichara) sabía lo que necesitaba el Barça. No hay duda, si el joven Ferran Reverter Planet, de 48 años, es capaz de sobrevivir, los próximos tres meses, al ritmo de vida que lleva de viajes, problemas que le plantean en Alemania y líos que surgen en el Barça, va a demostrar ser, en efecto, uno de los grandes CEO de la Europa moderna.

No tiene contrato (con el Barça), es posible que tenga correo corporativo (o, tal vez, ni eso), no tiene firma (Óscar Grau sigue sentado en su sillón y firmando, más finiquitos que otras cosas) y se pasa horas en los aeropuertos, pendiente del móvil, conectado a la tablet, la mitad de la semana en su despacho del Barça (si es que tiene despacho) y media semana en las oficinas centrales, en Alemania, de MediaMarktSaturn, donde sigue siendo CEO y de donde cobra cada mes.

Limpieza general

Repito, este tío es un monstruo, que ha enamorado a todos los que se han entrevistado con él, incluso a los que acaba despidiendo (bueno, los despide Grau). “Yo tenía clarísimo que si ganaba Toni Freixa, nos podíamos quedar todos; si ganaba Víctor Font, igual unos se iban y varios se quedaban después de analizar nuestros perfiles, nuestro trabajo y los resultados de cada uno, pero todos sabíamos que si ganaba Jan (Joan Laporta), estábamos todos en la calle, porque no éramos de los suyos”, explica uno de los ejecutivos que ya no está en el club.

Por cierto, Reverter también encantó a este profesional. Bueno, Reverter ha encantado a todo el mundo y a todo el mundo le ha dicho que él no va a tolerar injerencias ni de Laporta ni de los directivos en su trabajo, ni mucho menos de los avaladores que no están en la directiva. Y no las tolerará porque es tan bueno, tanto, que, al día siguiente, tendría trabajo y, por lo tanto, el primer día que intuya que le quieren decir lo que tiene que hacer, se irá. “Yo no tengo listas negras”, le ha dicho a alguno de los ejecutivos que ha entrevistado. Ya se las darán.

Ha vuelto Mercè

Entre aviones, aeropuertos, llamadas, correos, charlas, entrevistas y demás, cuentan que Reverter ya se ha dado cuenta de que, en el Barça, puede que no le cuadren las tostadoras, es decir, que el papel Excel no soporte el caos diario. De momento, al margen de aterrizar a horas, a días, cuando puede (no tendrá contrato hasta el 1 de julio, pues los alemanes no lo soltarán hasta dentro de tres meses), está buscando a marchas forzadas un director/a de recursos humanos. Lo necesita. Hay mucha humanidad pendiente.

Te puede interesar

Y no me refiero, no, a todos los que han revoloteado alrededor de Laporta y su candidatura pensando que, una vez ganador, Jan les daría trabajo. Todos esos están esperando en casa una llamada que no se produce. Reverter no tiene ni idea de quienes son el 97 o 98% de ellos.

Eso sí, ya conoce es a Mercè Garriga, la secretaria de toda la vida de Núñez y Parera, también, sí, de Laporta, que ha vuelto, sí, sí, ha vuelto Mercè. "Ja hi som tots", que diría aquel.

Temas

Barça