24 oct 2020

Ir a contenido

Editorial

La movilidad posconfinamiento

Aviso de entrada a una zona de bajas emisiones de Barcelona.

Aviso de entrada a una zona de bajas emisiones de Barcelona. / Jordi Cotrina

La Zona de Bajas Emisiones, que comporta la prohibición de circular por gran parte de cinco municipios del área de Barcelona, entró en vigor en enero. Sin embargo, en una ciudad confinada se consideró oportuno posponer la imposición de sanciones a quienes incumplieran este veto. Esta moratoria acaba este lunes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La pandemia ha traído consigo varios argumentos nuevos para confirmar la necesidad de este tipo de medidas restrictivas: desde la drástica mejora de la calidad del aire que acompañó al confinamiento hasta los datos epidemiológicos que hallan una correlación entre mayor mortalidad por el covid-19 y haber vivido durante años en zonas con elevada polución. Otro factor hace necesario también no aplazar la exigencia del cumplimiento de la norma. El temor al contagio en el transporte público parece haber provocado un trasvase hacia el vehículo privado en la movilidad posconfinamiento.

Habrá que seguir ofreciendo argumentos para que el ciudadano se sienta seguro en el metro, bus y tranvía (empezado por un marcaje a quienes vulneran las medidas de seguridad). Será necesario trabajar para que en la movilidad pospandemia se apliquen las lecciones aprendidas ahora, en lugar de dar pasos atrás.