Estereotipo sexista

Niñas maduras

La creencia de que ellas maduran antes que ellos sustenta la cultura de la violación y de la pederastia

Se lee en minutos
Sue Lyon, en el famoso papel de Lolita.

Sue Lyon, en el famoso papel de Lolita.

“Tres menores detenidos por abusar de una joven de 14 años ebria en Gandía”. El titular de ‘Las Provincias’, recogido por ‘Píkara Magazine’ como uno de los más machistas del 2019, fomenta una creencia que sustenta la cultura de la violación y de la pederastia: las niñas maduran antes.

La ‘chica’ de Gandía tenía la misma edad, o menos, que los ‘menores’ que la agredieron. Situándola a ella como más adulta, se perpetúa la culpabilización de la mujer y la disculpa del hombre que justifican la violencia sexual: ella tenía edad para saber dónde se metía (¡y encima iba bebida!); ellos no sabían lo que hacían. Las manifestaciones de apoyo a los tres exjugadores de la Arandina que violaron a una adolescente de 16 años muestra que el raciocinio de una menor es más escrutado que el de un adulto.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Décadas después de la publicación de ‘Lolita’, aún vemos como la interpretación más arraigada del libro es que una niña sedujo a un hombre. La Lolita es presente en la objetivación tanto de la actriz Millie Bobby Brown, protagonista de ‘Stranger Things’ como de las ‘groupies’: Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Bill Wyman o R. Kelly mantuvieron relaciones sexuales y afectivas con menores de edad. Basta con que las mujeres pensemos en nuestras experiencias de acoso callejero para ver que empezaron cuando éramos adolescentes e incluso niñas, y que muchos acosadores eran adultos. La etnia influye en la percepción de las niñas como más mayores. La campaña #TeensThatLookLikeTeens (adolescentes que parecen adolescentes) exige que se acabe con la representación de los adolescentes afroamericanos como más adultos que los chicos blancos en los cómics.

La película ‘The tale’ mostraba un caso de pederastia, con una novedad: la edad de la actriz, 13 años, coincidía con la de la niña de la historia. No suele suceder; los menores y adolescentes suelen interpretarse por actores de más edad. Ello permitió mostrar de forma impactante que, si las niñas maduraran antes, en todo caso sería porque las exponemos a los terrores del mundo adulto.