Ir a contenido

ANÁLISIS

Información sobre cómo utilizar el asistente de Apple, Alexa.

¿Qué hay de nuevo en el hogar digital?

Carmina Crusafon

Llegan épocas de compras, primero con el Black Friday y después las Navidades. Recibimos decenas de mensajes con nuevos aparatos y servicios que pueden mejorar nuestros hogares. Tradicionalmente se hablaba de la casa domótica y ahora la tendencia dominante está en utilizar el término de hogar digital. ¿Qué diferencia existe entre ambos conceptos? ¿Qué hay de nuevo realmente en este ámbito?

¿Cambio de conceptos?
La domótica ha sido una disciplina clásica que ha buscado sistemas capaces de automatizar una vivienda o un edificio. Tradicionalmente se aplicaba a servicios de gestión energética y de seguridad. Existe un nivel más avanzado que se refiere a la automatización y centralización completa de todos los dispositivos y datos de un inmueble, entonces se habla de inmótica. Seguramente estos conceptos no les serán muy familiares; por el contrario, seguramente habrá oído hablar del hogar digital. Este término es el más usado en la actualidad. Equivale a una vivienda que cuenta con una serie de dispositivos que le permiten automatizar la climatización, el acondicionamiento acústico, el confort en general; y centralizar los diferentes servicios de telecomunicaciones y entretenimiento. Es decir, una casa donde existe una convergencia de las comunicaciones, la informática y el entretenimiento gracias a las redes debanda ancha.

El hogar es el nuevo escenario de competición entre Google y Amazon

Google y Amazon dominan el mercado del hogar digital
En el proceso de automatizar las viviendas, los más avanzados siempre han sido los japoneses que se distinguieron por invertir en tecnología en las viviendas desde hace décadas. Posteriormente esta tendencia se fue extendiendo al resto del mundo occidental. En la actualidad existe una gran variedad de dispositivos y una oferta amplia de servicios para las viviendas y edificios. Primero fueron los sensores para abrir y cerrar luces; los inodoros automatizados o los robots de la limpieza. Éstos últimos se convirtieron hace unos años en los regalos estrella para las fiestas navideñas. El descenso de precios de estos dispositivos ha permitido que se popularizaran.

Ahora el protagonismo lo están tomando los gigantes tecnológicos, que tienen la vista puesta en el hogar digital. En concreto, Google y Amazon se están dedicando de forma intensa a ampliar su oferta. Existe una competencia intensa entre ellos. Solo hay que revisar las novedades que han presentado en los últimos meses para el hogar digital. Sus universos domésticos se integran en divisiones completas como la de Google Home o Amazon Echo, con sus respectivos asistentes digitales (ya sea Alexa o Hey Google).

La cuestión importante está en explicar el porqué del interés de estas compañías por el ámbito privado. La respuesta es simple: los datos que recogerán los dispositivos sobre las rutinas personales de los diferentes miembros de cada hogar. Recuerden que los datos son el petróleo del siglo XXI. De ahí que sea un territorio especialmente sensible, donde se debe garantizar la privacidad y la transparencia de la recogida de los datos. Asimismo, los consumidores deben ser conscientes de lo que compran y a lo que se exponen. Ya saben: la comodidad tiene un precio.