Ir a contenido

A pie de calle

25 años de Jocs Florals para la salud

25 años de Jocs Florals para la salud

Carme Borrell

El acto del Centro de Atención a las Drogodependencias de Sants convierte a la literatura y las artes escénicas en una herramienta de empoderamiento personal y colectivo

Los Centros de Atención a las Drogodependencias (CAS) proporcionan atención social, sanitaria y comunitaria para todo tipo de drogodependencias y están distribuidos por todo el territorio. El CAS de Sants, gestionado por la Associació Benestar i Desenvolupament (ABD), es un equipamiento de la Agència de Salut Pública de Barcelona que ofrece una atención global personalizada.

Las adicciones a las drogas producen un sufrimiento individual, familiar y social, y nuestra sociedad las criminaliza, además de rechazar y estigmatizar a las personas que las padecen. Los Jocs Florals organizados cada año por el CAS de Sants son un evento donde las personas usuarias de su centro de día leen los poemas que han escrito para expresar, a través de su creatividad, los sentimientos, inquietudes y gratitud hacia todas las personas que las ayudan. En el espectáculo, la literatura y las artes escénicas se convierten en una herramienta de sensibilización y superación personal y colectiva.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El 29 de abril tuve la oportunidad de asistir a la 25ª edición de los Jocs Florals que se celebró en el teatro del Casinet de Hostafrancs de Barcelona. Para mí fue un espectáculo muy emotivo tanto por la participación de las personas usuarias, voluntarias y profesionales como por el homenaje a todas las personas que lo han hecho posible durante 25 años. Felisa Pérez, presidenta de ABD, explicó los tres objetivos de los Jocs Florals. El primero, dar a conocer el problema de las adicciones desde la primera persona mostrando el esfuerzo, el compromiso y la superación de las dificultades que implica un proceso de rehabilitación físico, psíquico y social. El segundo, la sensibilización social sobre las adicciones desde la aproximación colectiva. Y el tercero, hacer un reconocimiento público a las personas voluntarias que han participado en el centro de día y que contribuyen a hacer una sociedad más justa y solidaria.

Aquel día se proyectó un vídeo que recoge las opiniones de las personas participantes a lo largo de estos 25 años de Jocs Florals. Se pone en evidencia cómo en el evento todas las personas aprenden, es un trabajo en red, un trabajo colectivo que ayuda a la transformación social. Es un proceso de cocreación con la comunidad que ayuda a 'desestigmatizar' las drogas, a compartir vivencias, a expresarse colectivamente. En palabras de una profesional: "Es un proyecto mucho más grande que tú, más grande que todas nosotras".

El acto pone de relieve la importancia de la palabra ya que en los escritos salen los sentimientos interiores, el dolor, reflejan el día a día de las personas, forman parte de un proceso terapéutico, dan satisfacción y autoestima. Se muestra el poder de las artes como herramienta que descomprime, es espontánea, y vivencial, sitúa a la persona en un espacio diferente al habitual y la ayuda a la rehabilitación. Salir a escena implica expresar los sentimientos en público, superar la vergüenza, hacerse visible ante los demás, mostrar la propia parte creativa, leer ante personas que conoces y que no conoces y por tanto mucha valentía. El vídeo termina con algunas expresiones sobre lo que significa el acto: emoción, solidaridad, compromiso, aprendizaje personal, búsqueda de la palabra, enriquecimiento personal, superación, ternura, admiración, compañerismo, expresión libre.

"Hablar sin palabras, comprenderte con una mirada, un gesto, una sonrisa, adivinar lo que te falta antes de que ni tú misma lo sepas, palabras de aliento en el desfallecimiento, una sonrisa que sonríe contigo en la alegría, mirada de consuelo en la tristeza, abrazo dulce, contacto cálido cuando el corazón se hiela, hablar sin palabras "(poema leído en los Juegos Florales, anónimo)

La autora de este artículo forma parte de la Red de Científicas Comunicadoras de El Periódico.