Ir a contenido

Dos miradas

Retirada de las pancartas y los lazos de la fachada de la Generalitat.

ALBERT BERTRAN (VÍDEO: EUROPA PRESS)

¿Era necesario, este parto de las montañas en forma de pancartas, para alumbrar un ratón ridículo en forma de querella e inhabilitación?

La Revolución francesa empezó meses antes de la revolución, cuando un grupo de trabajadores de las manufacturas Réveillon se manifestaron porque, a pesar de las ganancias de la compañía, les rebajaban los salarios. La Revolución americana también empezó antes de la revolución, un día de diciembre de 1773, en el puerto de Boston, cuando varios colonos lanzaron al mar sacas de té para protestar contra el aumento de las tasas, el Acta del Té, que había decretado la monarquía británica. Quiero decir que no te levantas por la mañana y decides que hoy comienza la revolución, sino que antes hay escaramuzas y detalles que se podían haber quedado como anécdotas y que, con el paso de los años y el peso de la historia, se convierten en el detonante de todo lo que había de venir después.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Estos días hemos jugado a la revolución de los asuntos menores, con la idea -esta vez sí- de levantarse un día y hacer la revolución, no porque la historia lo certifique años después sino porque hemos pensado que había que sublevarse contra el poder a partir de asuntos menores, escaramuzas y detalles que debían propiciar el 'momentum'. ¿Era necesario? ¿Era necesario, este parto de las montañas en forma de pancartas, para alumbrar un ratón ridículo en forma de querella e inhabilitación? ¿Había, tras la representación teatral, como un subtexto, el intento de convertir el empeño en una línea roja para la historia o era todo una escenografía barroca?