Ir a contenido

Fármacos y alcohol

El Purple drank es una droga casera que se consigue mezclando codeína con Sprite.

ALBERT BERTRAN

La triple A: adolescencia, ansiedad y adicción

Carme Valls-Llobet

Lo que se inicia como un juego entre jóvenes se acaba convirtiendo en una dependencia

Cuando se analiza qué conductas adoptan muchas personas para superar las situaciones que les producen estrés, uno de los patrones más frecuentes es la adopción de alguna adicción que produzca una sedación del estado de agitación, angustia o ansiedad que la situación de estrés ha producido. En situaciones de estrés laboral o afectivo, son las adicciones al tabaco y al alcohol las más frecuentes.

También en un primer momento de inseguridad frente a la vida o frente al trabajo, las adicciones han sido una forma de dar un cierto grado de seguridad aparente. Cuando se entra en la adolescencia en una sociedad que no acompaña a la transición a la vida adulta, iniciarse en el tabaco ha sido una forma de imitar el mundo de los varones «aparentemente seguros y viriles», y para las mujeres, una forma de imitar el mundo masculino y sentirse más seguras. El alcohol y el tabaco han sido formas de entrar en la aventura de la vida y como tal aventura se han iniciado los primeros contactos. Después ha sido el fumar cannabis «para probar» o el consumir éxtasiscocaína u otras drogas para estar entonado y combatir el cansancio de estar de pie y bailando toda la noche.  Lo que se inicia como un juego se acaba convirtiendo en una dependencia y en la imposibilidad de aparentar divertirse sin el consumo de alcohol o drogas.

Consumo de codeína y otros fármacos

Pero las exigencias del entorno, la competencia para saber quién puede aguantar más sin sentir dolor, ha convertido a muchos adolescentes en verdaderos expertos en la combinación de fármacos, estimulantes y diversos grados de bebidas alcohólicas. Las drogas fuertes son caras e ilegales y es más fácil acceder a medicamentos de alto consumo, como la codeína o antitusígenos, que son también sedantes del dolor. Un cóctel más económico que los habituales, pero que en este caso crea dependencia. El Plan Nacional Antidrogas recoge datos sobre el incremento de consumo de codeína, pero todavía no se pregunta por el consumo de alcohol asociado con fármacos y es muy difícil que los consumidores cuenten la verdad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Qué es lo que produce el incremento de adicciones entre adolescentes en todo el mundo? Para entender las causas de las adicciones  entre los y las adolescentes, se ha estudiado la relación de esta adicción con la evitación de las experiencias (EA en inglés). La EA se refiere a un constructo que ha emergido como subyacente y transdiagnóstico en muchos problemas psicológicos. Se refiere a una estrategia autorregulada que implica esfuerzos para controlar o escapar de estímulos negativos como pensamientos, sentimientos o sensaciones que generen fuertes situaciones de estrés o angustia.

En España ha sido estudiada, en relación a conductas adictivas, por el grupo de la Universidad Miguel Hernández de Elche (García Oliva & Piqueras 2016), que ha encontrado una clara relación de la EA con las conductas adictivas entre adolescentes. Antes de plantearse por qué se siente la angustia, antes de consultar con personas expertas en psicología, para no sufrir, mejor evitar enfrentarse a los problemas, sedando el dolor y moviéndose y agitándose sin cesar, y compartiendo la adicción a las drogas con la adicción a internet, y los videojuegos. Por suerte, no es la conducta de la mayoría, pero genera un futuro físico y mental muy incierto para los adolescentes atrapados en la triple A.

La autora de este artículo forma parte de la Red de Científicas Comunicadoras.