28 oct 2020

Ir a contenido

IDEAS

Las Spice Girls Melanie Brown,  Geri Halliwell, Emma Bunton y Melanie Chisholm.

TOBY MELVILLE (REUTERS)

Vuelven las Spice Girls

Ramón de España

Los años 90 fueron la edad de oro del pop de laboratorio, y las Spice Girls su producto más rutilante. En su Gran Bretaña natal se han convertido en lo que allí se conoce como un 'national treasure', como demostró su aparición en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres. Lamentablemente, el concepto de tesoro nacional les queda un poco grande a esas chicas que ahora vuelven a la carga con un miembro menos, Victoria Beckham, la Spice Pija ('Posh Spice'), que está mucho menos canina que sus amigas porque para algo tiene un marido millonario y hasta una línea de ropa que no le funciona nada mal. Y como las desgracias nunca vienen solas, también regresan los Backstreet Boys, principales representantes de aquella tortura que representaron las 'Boys bands', fenómeno del que solo salió un intérprete a ratos interesante, Robbie Williams.

La vigencia del pop de laboratorio da qué pensar. Todos esos grupos se fabricaban de la misma manera: se procedía a un 'casting', se seleccionaba a cinco chicas o chicos que supiesen cantar y bailar, más o menos, se les componían unos cuantos hits de una banalidad portentosa y a ganar dinero a espuertas. La cosa duraba lo que duraba, hasta que el grupito de turno era sustituido por otro, pero la caja registradora no paraba de sonar. El público lo componían exclusivamente adolescentes y yo diría que también niños, ya que las canciones desprendían un tufo a Club Súper 3 muy notable. Pero las cosas, en los años 90, estaban claras: por un lado, teníamos a los grupos de pop con fundamento, que diría Arguiñano, y por otro, a las pandillas de alegres chicos y chicas que cantaban tonterías mientras saltaban por el escenario con unas coreografías a lo Giorgio Aresu.

Ahora las diferencias ya no están tan claras. Spice Girls y Backstreet Boys anuncian su regreso como si hubiesen resucitado Lennon Harrison y los Beatles en pleno se dispusieran a salir de gira. Así lo entiende también parte de la prensa, aunque solo se trata de una Operación Nostalgia dirigida a los que fueron niños o adolescentes en los 90. A veces apetece refugiarse en el pasado, pero hay productos que caducan a una cierta edad. Como los libros de Enid Blyton, sin ir más lejos: una alegría infantil y ya un latazo en la adolescencia.