Ir a contenido

MATERNIDAD

Una mujer embarazada. 

Partos sin violencia

Esther Vivas

Tan importante es poder decidir si queremos tirar adelante un embarazo como escoger cómo queremos parir

Las mujeres queremos un parto respetado, en que se nos escuche, se tengan en cuenta nuestras necesidades y los del bebé. Un parto sin violencia. Algo que demasiado a menudo no sucede.

No queremos cesáreas y episiotomías innecesarias, separación injustificada con la criatura, partos inducidos arbitrariamente. No queremos que se nos infantilice, se nos engañe. El maltrato que comportan estas prácticas tiene nombre: el de violencia obstétrica. Unas técnicas que ven el embarazo y el parto como una enfermedad, y que a partir de un relación jerárquica, entre el profesional sanitario y la paciente, se tiende a menospreciar nuestra voluntad. Una violencia que nos daña tanto a mujeres como a bebés.

Hay profesionales conscientes, que intentan hacerlo lo mejor que pueden con los recursos a su alcance. Pero todos los facultativos comparten una formación donde casi no se habla de violencia obstétrica, algo que sería esencial para erradicarla.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Tan importante es poder decidir si queremos quedarnos embarazadas y tirar adelante un embarazo, como en caso de hacerlo escoger cómo queremos parir, y hacerlo libres de violencia. Sin embargo, nuestra capacidad de decidir a la hora de dar a luz a menudo se queda en la puerta de los hospitales. De ser protagonistas, pasamos a ser, en el mejor de los casos, meras espectadoras de un parto donde otros toman las decisiones.

La violencia obstétrica es la última frontera de la violencia de género, una violencia física y psicológica ejercida contra las mujeres por el solo hecho de serlo. Una violencia  aceptada y justificada por la sociedad y las instituciones, y también por las propias víctimas. "¿Por qué tenemos que quejarnos -pensamos y nos dicen- si tenemos un hermoso bebé entre los brazos?". El miedo, el abandono, la impotencia y el daño físico que podamos haber sufrido no cuentan. Llega a ser considerado "algo normal", y en consecuencia no es reconocido como un acto de violencia.

Que una mujer quiera decidir en su parto no es un capricho sino un derecho, que tiene que ser ejercido libre de violencia de género.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.