Ir a contenido

Editorial

Trump hurga en la herida de Theresa May

Con este presidente el mundo retrocede cuatro siglos, cuando solo valía la ley del más fuerte, lejos de la diplomacia y la no interferencia en asuntos internos

Theresa May y su marido reciben al matrimonio Trump.

Theresa May y su marido reciben al matrimonio Trump. / REUTERS / PETER NICHOLLS

En la reciente cumbre de la OTAN Donald Trump aprovechó el momento de gran debilidad de Angela Merkel para echar sal sobre sus heridas. Ahora ha hecho lo mismo con una Theresa May inmersa en su peor crisis política tras las muchas registradas en los dos años exactos desde que llegara a Downing Street. El presidente de EEUU ha acompañado su aterrizaje en el Reino Unido con una entrevista en la que hurgaba en la herida política de una primera ministra que no ha conseguido domar al Ejecutivo a causa del 'brexit'.

El manual del tiburón inmobiliario dice que los grandes negocios se hacen no solo aprovechando la debilidad de la otra parte, sino escarbando en ella. Y este manual es el que aplica Trump a sus relaciones con los demás países. Después de difundirse la entrevista concedida a uno de los baluartes del antieuropeísmo británico, el presidente desmintió parte de ella calificándola de 'fake news'. Esto también está en el manual del tiburón, porque de lo que se trataba era de lanzar la amenaza y amedrentar a una primera ministra que acaba de presentar un plan de 'brexit' suave (prevé un "acuerdo de asociación" con la UE).

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Trump advirtió de que si va adelante con su plan, peligra el acuerdo comercial con EEUU que es una tabla de salvación de May. Para mayor inri, el presidente elogió al dimitido Boris Johnson, que ha sido la piedra en el zapato de May, de quien dijo que podría ser un buen primer ministro. Además de humillar a la primera ministra, Trump ha dado alas a los antieuropeístas más feroces que han llevado al Reino Unido al actual paroxismo.

Insultos, humillación, amenazas. Estos son los instrumentos que utiliza Trump en sus relaciones con sus homólogos. La historia, que en el caso del Reino Unido es una historia compartida por los orígenes de EEUU y por su desarrollo posterior en el que la cultura y la lengua han sido determinantes, es algo que Trump desprecia. Lo mismo que la diplomacia. En el mundo occidental ha costado décadas crear una arquitectura de relaciones de respeto entre los países en la que los conflictos se resuelven con el diálogo bilateral o en foros más o menos amplios. Con este presidente el mundo retrocede cuatro siglos, a cuando solo valía la ley del más fuerte, a los tiempos anteriores a la paz de Westfalia que entre otras cosas defendía la diplomacia, el equilibrio de poderes entre naciones y obligaba a no interferir en los asuntos internos de los estados.

0 Comentarios
cargando