Ir a contenido

IDEAS

Está planteándose, a todas horas, suicidarse. No le gustan los niños, aunque su sobrina le ha despertado una ternura que no había sospechado. Los lazos con la familia son débiles, forzados. Y ella no sabe demasiado qué espera de la vida. intenta trabajar lo menos posible, y leer parece el único placer que no le hace ningún mal. El personaje de 'Permagel' es el de una mujer que no responde a lo que se espera de ella, y de esa impostura nace una voz valiente y muy fuerte, con una prosa cuidada y exquisita, que se va introduciendo poco a poco en la vida, alejándose de la muerte sin apenas darse cuenta.

Eva Baltasar hace un ejercicio de honestidad con la protagonista, que no se anda con rodeos y se habla —nos habla— sin medias tintas, sin filtros, sin convenciones. Quizá esa honestidad ha sido la responsable del éxito de la novela, que recientemente ha ganado el Premi Llibreter. La potencia de una voz sin tapujos, sin remordimientos, que narra su propia introspección, sin dramatismos, con frescura, sin dramas.

Y contra todo pronóstico, el final es como una bofetada de ternura, que decía la poeta Mía Gallegos en su poema. Sin aspavientos, el personaje ha conseguido instalarse en el lado opuesto de su propia existencia y, de nuevo, vuelve a no responder según lo que se espera de ella. Es, sin duda, una de las protagonistas más memorables de la narrativa catalana contemporánea, y como no podía ser de otro modo, no se le podía escapar a una editorial como Club Editor, que tiene lo mejor de la literatura clásica y moderna que se ha escrito en este país.

Muy al contrario de lo que ocurre con 'Valentino' de Natalia Ginzburg, en que la homosexualidad del personaje aparece entre líneas, la protagonista de 'Permagel'no sólo es explícita y se presenta como una lesbiana —mención especial al primer festival de QLit de hace sólo unas semanas—, sino que su sexualidad, su deseo y sus aventuras con otras mujeres son otro de los aciertos de la novela: cómo las relaciones que mantiene con otras mujeres nos perfilan personajes secundarios de los que querríamos saber más, y cómo una mujer con pensamientos suicidas queda atada a la vida no sólo por la ternura hacia su sobrina, sino por sus relaciones sexuales. En definitiva, una novela repleta de personajes femeninos memorables.

Temas: Jenn Díaz

0 Comentarios
cargando