Ir a contenido

Análisis

'The New Barcelona Post'

'The New Barcelona Post'

Albert Sáez

Hace más de 40 años, Daniel Bell anunció El advenimiento de la sociedad postindustrial. Hoy vivimos plenamente integrados en ella. Hablamos de un mundo en el que el diseño es más nuclear que la fabricación y en el que las ideas son el principal motor de la economíaBell auguró en 1973 que en el futuro la riqueza se basaría más en el conocimiento que en la manufactura. Sus pronósticos han creado en buena parte el futuro en el que vivimos. Bell es uno de los padres de la sociedad del conocimiento, la idea que ha guiado el crecimiento económico de las últimas décadas. Y ese impulso ha llegado también al consumo y a la producción de la información. En el año 2012, Emily Bell, CW Anderson y Clay Shirky proclamaron el advenimiento del periodismo "postindustrial", el que ya no se basa en la impresión o en la emisión de contenidos sino en la capacidad de conectar con el público a través de los contenidos. En esta reencarnación del periodismo, lo central siguen siendo las historias verificadas, hechas por profesionales aunque cada día más en colaboración con el público, con expertos y con un menor peso de los medios en las transacciones publicitarias en favor de los buscadores, las redes sociales y las marcas.

En este contexto de cambio de la economía y de revolución de la información acaba de presentarse The New Barcelona Post "un magazine digital sobre Barcelona y Catalunya", en palabras de su editora, Ana Aguirre, una periodista con una espectacular trayectoria en todos los campos de la profesión. Lo curioso de este nuevo contenedor es que lo impulsa una patronal, Foment del Treball, como uno de los servicios que ofrece a sus asociados. ¿Y tiene cabida la creación de contenidos digitales en los fines de una organización como esta? Pues, sí. Tiene todo el sentido porque de lo que se trata es de posicionar una serie de "ideas" en un mercado global. La gracia del asunto es hacerlo con acento periodístico y en eso el producto, bajo la dirección del poeta Enric Boluda M-Hút, está a la altura de los mejores magazines del ramo con un diseño tan exquisito como los contenidos con la idea troncal de promover la economía de Barcelona y, por ende, la de Catalunya. Ciertamente es este un ejercicio de periodismo con causa, como tantos otros, pero de periodismo al fin y al cabo. 

La palabra "disrupción" es en estos momentos la base de la transformación digital de las empresas y de las instituciones. Y la mentalidad disruptiva pasa por imaginar como posibles realidades que parecían imposibles, por ejemplo, que una patronal impulse un magazine. Dice Aguirre en la presentación del nuevo invento que es el resultado del impulso del presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà que les pidió proyectos "sin tener miedo al fracaso", esa es la segunda clave de esta disrupción: ganar seguridad hasta el punto de salir de la zona de confort sin temor a aprender desde cero, a ser editor, productor de los propios contenidos, gestor de los canales corporativos. Todo un síntoma de vitalidad del Foment

0 Comentarios
cargando