Ir a contenido

tú y yo somos tres

Pepe Navarro probando el guiso en ‘Mi casa es la tuya’ (Tele 5).

Algo cuece Telecinco para Pepe Navarro

Ferran Monegal

Tres horas en la privilegiada franja de prime time. Masaje total y absoluto. Música cariñosa. Estampas amables de su no obstante accidentada vida televisiva. Y Bertín Osborne haciendo el papel de deslumbrado y entregadísimo. Le decía: «Me encantaría volver a verte en televisión, Pepe, me encantaría mucho». Y a Pepe se le escapó: «El  otro día, hablando con Paolo Vasile...» Hombre, yo creo que aquí se está cociendo alguna cosita para que el Pájaro del Mississippi vuelva a aterrizar en Tele 5. Si no, no se explica este despliegue, esta plataforma que Mediaset le ha servido a un extelevisivo que hace 20 años que no hace televisión y que todas las generaciones menores de 35 años no saben ni quién fue ni quién ha sido. La charla-entrevista, en sí misma, no se sostenía. Consumió la mayor parte del tiempo hablando embarulladamente de ese embarullado asunto de su posible o imposible paternidad del hijo de Ivonne Reyes. Después de esta sesión, lejos de aclararse, el tema ha quedado más confuso todavía. Aparte de que en mi barrio este affaire, esta intimidad o litigio, exclusivo de dos adultos, nos importa un pito. Solo hubo un momento de posible interés jurídico: cuando dijo que había conseguido un tenedor con el que había comido el niño para así poder hacer análisis genéticos, se supone que con los restos de saliva. Naturalmente, Bertín no repreguntó ni dijo ni pío. Sería relevante saber cómo se robó este tenedor de un menor de edad, por cierto. Hizo también Navarro una semblanza de cómo le echaron de A-3 TV («Fuimos registrados y cacheados como delincuentes»). Incidió en el viejísimo asunto sobre el vídeo, nunca emitido, de Pedro J. con Exuperancia Rapú. Y luego le fueron regalando la vista insertando los vídeos más amables de cuando ejercía de entertainer con Carlos Iglesias Pepelu, Santiago Urrialde  No siento las piernas y Florentino Fernández Crispín Klander Mimosín. Estamos de acuerdo: estas criaturas fueron lo mejor, lo más imaginativo y a la vez inofensivo de aquellas negras jornadas del Pájaro del Mississippi.

Si se confirma que Navarro regresa a T-5, -confesó haber estado a punto de entrar en GH Vip-, le deseo la mejor suerte del mundo. Sería deseable, no obstante, que Mediaset le restrinja un poco el acceso al siempre delicado mundo de los sucesos. Todavía tengo lesiones en mi cerebro por cómo utilizó, explotó y abusó del caso de la farmacéutica de Olot o el de las niñas de Alcàsser.

0 Comentarios
cargando