Óscar Martín

CEO de Ecoembes

ÓSCAR MARTÍN

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Sociedad 'in progress'

Hay datos que no por conocidos dejan de ser enormemente importantes para la construcción de futuros más sostenibles. Encuentros como el Foro Internacional de Residuos Municipales #wasteinprogress Foro Internacional de Residuos Municipales #wasteinprogressque se ha celebrado durante esta semana en Girona, y en el que Ecoembes ha tenido la gran oportunidad de participar, nos ha permitido escuchar de primera mano cómo gestionan sus residuos y sus sistemas de reciclaje ciudades tan dispares como San Francisco, Milán o Seúl, demostrando que puede haber soluciones globales, pero cada territorio es singular y único. Nunca antes había sido tan cierta la expresión de “pensar el global pero actuar en local”.

El nombre de este congreso ya indica de qué forma hemos de acometer las transformaciones: de manera continua, trabajando en prácticas en tiempo real y siendo conscientes de que las soluciones de hoy pueden no ser las correctas el día de mañana.

Créanme si les digo que es lo que Ecoembes lleva haciendo desde su nacimiento hace casi 20 años. Al fin y al cabo, Ecoembes es solo responsable de los envases domésticos, el 8% de los cerca de 24 millones de toneladas que se generan de residuos urbanos cada año en nuestro país. Pero abiertas están nuestras puertas para compartir el conocimiento y la experiencia que nos ha llevado a reciclar un 74,8% de los envases domésticos en España, por encima de lo que nos exige la UE.

Otro gran debate en este congreso ha sido el reparto de responsabilidades en los nuevos tiempos de gestión de los residuos. Las empresas, que mantienen y pagan el servicio de recogida selectiva de los envases domésticos hacen su parte y las administraciones públicas también actúan recibiendo esos fondos para poner en marcha los servicios. Pero, ¿y qué pasa con el resto de flujos de residuos sobre los que apenas se hace nada? ¿Podemos seguir permitiéndonos que toneladas de residuos orgánicos, textiles, productos no envases como juguetes, muebles, objetos decorativos o aparatos electrónicos vayan al vertedero sin un proceso previo de recuperación? ¿Por qué hay administraciones que todavía no asumen su responsabilidad en la gestión de los residuos? ¿Qué acciones podemos llevar a cabo con los ciudadanos para favorecer su responsabilidad?   

Porque todavía hay algún segmento de la población que no recicla, que no le importa nada de sus residuos, como tampoco les quita el sueño el agua que consumen o la energía que gastan. Bajo el criterio de “quien contamina paga”, tampoco podemos descartar que se diferencie entre quien cuida el medio ambiente desde su responsabilidad personal y aquel que no lo hace, planteando la posibilidad del llamado "pago por generación”; que el que separa correctamente sus residuos tenga su retorno en las tasas de basura que paga. Es la corresponsabilidad de todos.

Este planteamiento entronca con la otra gran temática del #wasteinprogress: la innovación como la gran palanca del cambio. En pocos meses abriremos TheCircularLab, un ambicioso proyecto que pretende renovar por completo los parámetros de innovación en la gestión de residuos. TheCircularLab será un laboratorio urbano que acogerá emprendedores y proyectos en toda la cadena del recicle; desde la sensorización de los contenedores hasta nuevos usos de los envases, la optimización de los sistemas de recogida o la aplicación de nuevos materiales. Hoy, ya pensamos en el envase del futuro.

Estamos en el “ojo del huracán”. De lo que hagamos hoy, dependerá en gran medida el futuro de nuestro planeta, aquel que vivirán las generaciones venideras en un tiempo en que nada será igual, especialmente el modo en que gestionemos nuestros residuos.