02 dic 2020

Ir a contenido
El escritor francés George Perec.

ARCHIVO

Monumento de Pujol Cruells

Ricard Ruiz Garzón

Les presento un éxito, un libro inmenso, un novelón perenne, el viejo monumento de Georges Perec convertido en nuevo reto por el soberbio Pujol Cruells. Su título es 'L'eclipsi', y como en este pobre intento consigue lo increíble: que en ningún momento verbos, nombres o preposiciones revelen el signo prohibido, el primero, el que no pueden leer ni ver en este texto.

 ¿Lo entienden? ¿Prefieren un ejemplo? "Ningú no té notícies, ni en tindrem, sobre si escull com morir ni si mor. El fet previ, però, és que Toni Vokl no pot dormir del tot".

¿Lo ven? ¿Descubren qué se omite? No porque sí, el libro se vende como "un thriller sobre el buit, el lloc del regne ocult que regeix les memòries, les percepcions i decisiones dels individus". Sigue el juego. Y el porqué, de conclusión: "El propòsit de l''Scriptor', el seu desig [...] fou el d'obtenir un producte únic i instructiu". Único e instructivo: ¿no es eso, escribir?

 ¡Aaah...! Aquí se acabel juego y aparece la 'a', ausente en toda la obra y en las líneas previas de esta columna, la 'a' de quien lo ha publicado: 'L'Avenç'. Una 'a' ineludible, constante, obligatoria, la vocal más repetida en el diccionario sea en catalán o en castellano.

 Probado el milagro y ya sin negritas, debemos celebrar la 'contrainte', el lipograma, el desafío oulipiano. Primero, con Perec, que en 1969 publicó 'La disparition' renunciando a la 'e', más común en francés. Después, con el logro de Adrià (ahora sí) Pujol Cruells, autor de 'Escafarlata d'Empordà' y 'Picadura de Barcelona', un hiperdotado que ha asumido en solitario la obra de arte que en castellano tradujeron como 'El secuestro cinco valientes' (Anagrama, Premio Stendhal). Candidato a similares reconocimientos, el ampurdanés no sólo ha mantenido la constricción en 70.000 palabras sino que ha logrado que los cambios de su relato sobre Vokl mantengan el virtuosismo estilístico y la paródica intriga del original. El último aplauso, por fin, es para L'Avenç, por apostar sin más por la literatura. 'L'eclipsi' se presenta el día 9, pero es ya un hito obligado para todo amante de la creatividad, el arte, el juego, la lengua. Consíganlo.

 Perec se lo merece, y uno cree por supuesto que lo mismo que él Pujol Cruells.

Temas Libros