INTANGIBLES

Electricidad: cuánto cuesta y cuánto pagamos

2
Se lee en minutos
La eléctrica con sede en Tokio está inmersa en el proceso de selección de la ubicación de las instalaciones.

La eléctrica con sede en Tokio está inmersa en el proceso de selección de la ubicación de las instalaciones. / ARCHIVO

Estos días, y con motivo de la ola de frío, el coste de la luz se ha disparado: ha pasado de unos 5 céntimos (de euro) el KWat/hora (Kw/h) a casi 9 céntimos. Para entender el asunto, si usted utiliza un aspirador de 1.000 watios (1 Kw) durante una hora, usted habrá consumido 1 Kw/h. Es la unidad que mide el contador de electricidad y en función de la cual pagamos. Ahora bien, estos 9 céntimos por Kw/h es el coste de producir la electricidad. Lo que usted paga es bastante más, en números redondos unos 25 céntimos el Kw/h.

El coste de producir la electricidad se fija en el mercado mayorista (llamado pool) en el que confluyen oferta y demanda de electricidad durante las 24 horas del día. Según aumenta la demanda, la compañías eléctricas productoras suministran electricidad proveniente de las fuentes más baratas (nuclear, hidráulica y viento). Pero estos días no ha llovido y no ha hecho viento, por tanto las compañías tienen que “encender” las plantas de producción más caras (gas natural, carbón) y por eso aumenta el coste de la electricidad. Además ha aumentado la demanda debido al frío y para colmo en Francia han parado varias centrales nucleares y hemos tenido demanda de electricidad por parte de Francia.

Esto nos afectará poco en la factura de la luz, pues serán pocos días de coste caro, pero sobre todo, porque lo que pagamos por la electricidad es mucho más de lo que cuesta producirla. Lo explico a continuación.

La familia promedio en España (unos 12 millones de abonados) paga unos 45 euros al mes en electricidad. Sale a 24-25 céntimos el Kw/h. Por cierto este precio ha subido un 70% del 2008 al 2014. ¡Tela de subida! Desde entonces está más o menos estable, o ha bajado un pelín. Tenemos el tercer precio más caro dentro de la Unión Europea (después de Dinamarca y Alemania). En el 2008 teníamos uno de los precios más baratos, 14 céntimos. Francia es, de los países gordos, el que tiene electricidad más barata (16 céntimos), pues tiene la friolera de 59 centrales nucleares (España tiene cinco, con siete reactores), y ya se sabe que la energía nuclear es la más barata (aunque suene políticamente incorrecto decirlo).

En números gordos, los 24 céntimos que pagamos por Kw/h provienen de estas fuentes (agradezco los datos a Oscar Arnedillo y Daniel Lacalle):

Coste de producción (centrales) y distribución (red desde la central hasta nuestra casa): representan el 52% de la factura que pagamos, unos 13 céntimos Kw/h. Este es el coste que ha subido estos días. Varía bastante según la situación climática. No ha subido apenas en los últimos años.

Noticias relacionadas

Impuestos: representan el 22% de la factura que pagamos, unos 5-6 céntimos Kw/h.

Subvenciones a centrales solares, cogeneración, eólicas y renovables en general, más otros costes llamados “regulados”: representan el otro 26% de la factura que pagamos, unos 6,5 céntimos Kw/h. Estas subvenciones son la causa principal de que haya subido el precio de la electricidad desde 2008. Las renovables son limpias, pero hay que pagarlas.