Opinión | La rueda

Saül Gordillo

Periodista. Director de Catalunya Ràdio y de los Medios Digitales de la CCMA.

SAÜL GORDILLO

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Alcaldes ante el naufragio de Europa

Barcelona podría acoger el parlamento mundial de alcaldes tras la reacción solidaria

El municipalismo y la izquierda están dando una lección política a los estados y las instituciones europeas ante la crisis humanitaria de los refugiados. La dignidad reside estos días en la incipiente reacción cívica y solidaria de los ayuntamientos que han ofrecido ciudades y municipios para acoger a las víctimas de la guerra y la crisis migratoria. La inacción que ha recorrido las jefaturas de los estados con la calculadora de las cuotas, fría y miserable moralmente, ha coincidido en el tiempo con una respuesta rápida y esperanzadora por parte de los consistorios surgidos de las últimas elecciones municipales. Cien días de balance del cambio político que se ha producido en los ayuntamientos españoles y catalanes que coincide con la fotografía icónica de Aylan Kurdi, el niño de Kobane de 3 años ahogado frente a las costas turcas huyendo de Siria.

Europa es un zombi, y los estados deambulan por la estructura comunitaria sin ambición ni capacidad transformadora. En cambio, el papel de las metrópolis es mayor. La red de ciudades refugio impulsada en Barcelona y todo el entramado de municipios catalanes certifica el liderazgo político de unos alcaldes valientes y el declive de unos jefes de gobierno tácticos.

La propuesta de Benjamin Barber, catedrático de la Universidad de Maryland y autor del libro Si los alcaldes gobernaran el mundo, tiene mucho sentido. El profesor propone un parlamento mundial de alcaldes y apuesta por la interdependencia de ciudades como fórmula para salvar la democracia. La Barcelona olímpica de Pasqual Maragall creó el districto 11 de Sarajevo y ayudó a los bosnios. Barcelona debería aspirar a ser sede de este posible parlamento global de alcaldes. Lo de acoger el Senado español sería ya una pantalla superada.