POLÍTICA FICCIÓN

Junqueras y el aire insumiso

3
Se lee en minutos

Yal final llegó la lista unitaria. Y en Convergència no lanzaron cohetes porque tampoco había que demostrar alegría a espuertas. Y en Esquerra, un aire de funeral se apoderó durante unas horas (días en algunos casos) de unos cuántos al más alto nivel. Sergi Sol, el jefe de prensa de Oriol Junqueras, evidentemente no tuvo en ningún momento la tentación de tirar cohetes, y a pesar de que no fue tampoco de los que se debatía en ERC entre cortarse las venas o dejárselas largas, dejó claro a quién lo quisiera escuchar que para él la fórmula finalmente acordada no era en absoluto la opción ideal para Esquerra, y sí más para los convergentes. No en balde, Sol es de naturaleza persistente. Un hombre que hace tiempo que está ahí, en Esquerra, cargos a parte. Está en la lucha de ese mundo, de hecho.

Porque él empezó a moverse políticamente desde el activismo y sí, entró a faenar en ERC antes que el propio Oriol Junqueras. Veremos, en todo caso, si también lo sobrevive políticamente en la casa, al estilo de aquel mítico Sir Humphrey Appleby, personaje clave de la serie Sí, Ministro, que veía pasar jefes a chorros a su alrededor, y que es el papel televisivo que primero le viene a la cabeza al propio Sol cuando hablamos de política ficción.

No tiene la flema de Sir Humphrey, pero sí la fama de persistente (dicho en fino) y de «intransigente» (como lo describen sus adversarios). A él, de hecho, se le atribuye una de las resistencias más explícitas del entorno de Junqueras al acuerdo con Artur Mas y con Convergència en general. Y de hecho, atendiendo a su trayectoria vital y política, no parece extraño que así pueda ser. De hecho, su  mundo es muy diferente del esquema clásico que describe al militante e incluso al prototipo de votante convergente. Él, de hecho, es bastante el extremo opuesto a este espectro de voto, con un acento muy claro a la izquierda, con un independentismo de toda la vida y que piensa en clave de Países Catalanes, y con una actitud contestataria con el poder que lo llevó en su día a prisión por su insumisión contra el servicio militar obligatorio. Este aire rebelde, que vive con pasión cada decisión política que explica o discute, aún lo describe ahora.

Él acentuó mucho su rechazo al ejército español y un buen día se presentaron en su casa tres guardias civiles. Allá empezó un periplo que durante unas semanas lo llevó a la prisión del Bruc, a Alcalà Meco, a una prisión coruñesa y finalmente de nuevo a Alcalà Meco. No está arrepentido de aquello y considera que sumó junto con otros muchos a la semilla determinante para liquidar la mili obligatoria.

Noticias relacionadas

Licenciado en Derecho, ha trabajado sobre todo como periodista en varios medios, en prensa comarcal como el 3 de Vuit y colaborando en revistas como Sàpiens o Descobrir Catalunya. Empezó a trabajar en la sede nacional de Esquerra en el área de prensa y difusión en la etapa previa a Oriol Junqueras. Y a pesar de los muchos cambios que el actual líder republicano aplicó (especialmente en el ámbito de comunicación) cuando se instaló en la dirección, Sol los sobrevivió, y más aún, pasó a ser junto con Lluís Juncà, jefe de gabinete de Junqueras, la secretaria general, Marta Rovira, y pocos más, lo que se considera el núcleo duro del presidente de ERC. Como Humphrey con el ministro James Hacker de la gran serie británica de los ochenta, es uno de aquellos pocos elegidos que habla al oído del líder hasta que éste está a punto tomar de una decisión. De hecho se pone a ello al oído o a través de Whatsapp, que es bastante útil al equipo de Junqueras, para interactuar con él.

Y como los duros, en tiempos de acuerdo, no acostumbran a tener un papel (oficialmente) destacado, Sol no aparece casi nada en la mayoría de informaciones que hablan del equipo compartido de campaña de la candidatura unitaria independentista. No es un hombre puente, no nos engañemos. No con Convergència, como mínimo. A pesar de que sí que lo ha sido, por ejemplo, entre un líder poco dado a la vida social con líderes de opinión y otros perfiles influyentes en la prensa, entre los cuales Sol se mueve cómodamente. Y en esto, para vender bien  su líder, que seguirá persistiendo. Como en tantas otras cosas.