tú y yo somos tres

«Un libro, y si te mareas avisa»

2
Se lee en minutos

Para relajar a Paquirrín, BFN le metió en la biblioteca (’En el aire’).

Ha conseguido Buenafuente (En el aire, La Sexta) el mejor registro de audiencia de su nueva etapa en la tele (un 11,1%), a base de invitar a Kiko Rivera, el famoso hijo de La Pantoja. ¡Ahh!  Todo por la audiencia, en efecto. Primero, para que se relajase, le metió en la biblioteca y le dio el libro Crimen y castigo, diciéndole: «Mira, es la historia de Ortega Cano». Pero viendo que el muchacho preguntaba: «¿Y aquí no hay zona de copas?»Buenafuente le advirtió: «Tú relájate, y se ves que te mareas nos lo dices». O sea, si entre tanto libro te da un soponcio, pide socorro. Luego, cuando se sentó en la mesa del plató, fue entrevistado con mucho movimiento. Por ejemplo, dado que todas sus novias, ligues y parejas, en cuanto pasan a ser sus ex, salen en bolas en Interviú inmediatamente, le  pusieron una portada gigante de esta virtuosa revista para que se metiera en ella. Está bien visto: en efecto, lo único que no ha conseguido todavía Paquirrín es que le contraten para salir él en bolas. Visto el suceso en su conjunto, Kiko Rivera demostró que se había preparado bien para este evento. Siguió la ironía y la retranca sobre sí mismo con mucha desenvoltura y entrega. Cuando Berto le dijo que los chistes sobre él ya se habían convertido en un género propio en los programas de humor, Paquirrín lo recibió con alegría y saludó con afecto al gremio de guionistas españoles. En esta aparición, Kiko Rivera estuvo simpático y suelto. Llegó incluso a escenificar un monólogo, muy bien trabajado por los guionistas, en el que le lanzó una peladilla a Buenafuente («Me gusta estar contigo, porque así mi cabeza parece más pequeña») y otro a Berto («Tú serías un gran D.J. Además de pinchar con las manos podrías pinchar con la nariz»).

Esta aparición es una novedad en las noches de Buenafuente. No solía tocar esa cuerda. No entrevistaba a este tipo de famosos. Quizá por eso hubo un momento en que se justificó, diciendo que había invitado a Paquirrín porque su canción Así soy yo era un éxito en la red y número uno en iTunes. No hacía falta esta explicación o defensa. Kiko Rivera es el ejemplo de la nueva aristocracia mediática que la propia tele crea. Si las conversaciones entre Buenafuente y Mediaset hubiesen prosperado, y hubiese fichado por Tele 5 en lugar de por La Sexta, es muy probable que a BFN le tocase entrevistar a Rosa Benito o Belén Esteban. ¡Ahh! Es una posibilidad que no sé si la deseo con fruición, o si la temo.