tú y yo somos tres

Francis, fusilero español

2
Se lee en minutos

Francis Lorenzo, en Girona,  disfrazado de soldado de infantería.

Dejando a un lado, por un momento, la manipulación de los informativos, TVE-1 se está esmerando en construir una parrilla con falso entretenimiento a fin de provocar una euforia que sirva de anestesia. La noche de los martes, por ejemplo, en horario de prime time, nos colocan dos programas de diseño: España a ras de cielo Sincronizados, seguidos, uno detrás de otro. Es pura terapia de choque.  En Sincronizados han mandado a Dubái a la pintoresca reportera Paqui Peña, y al grito de «¡En Dubái el español está de moda, el español triunfa!», se ha dedicado a seguir a una profesora que enseña castellano en un elitista college privado, que cuesta 20.000 euros por alumno y curso. El reportaje ha consistido en persuadirnos de que enseñar español en Dubái es una maravilla. Escenas de Paqui con la profesora en el selecto colegio, luego bañándose en la playa, bailando en la discoteca y, también, en el fabuloso apartamento que el college pone a su disposición. Y hasta hemos conocido a su novio, un pollastre muy apuesto al que no puede besar en la calle, ni en ningún lugar público, porque está severamente prohibido (también está prohibido que las niñas, en el colegio, enseñen las rodillas), pero eso es lo de menos, porque aquello es fantástico, todo es dinero y alegría, y aprender español es lo más chic.

¡Ahh! Tuvimos que parar a nuestro canario flauta Papitu, porque ya estaba con las maletas dispuesto a salir volando hacia Dubái. Le dijimos, ¡espera, que ahora viene el programa de Francis Lorenzo A ras de cielo! Valió la pena, porque lo de Francis aún fue más hermoso. «Viajamos por España para descubrir las formas más curiosas que tenemos de divertirnos», nos decía. Y, en efecto, nos hizo una pasada por la montaña rusa de Port Aventura, por los musicales patios y azoteas de Sevilla, por  las fiestas populares de Canarias, y de pronto aterrizó en Girona para sumarse a la recreación del episodio bélico llamado el Tercer Sitio, de 1809. Disfrazado de fusilero de infantería de las tropas españolas, y entre gritos de «¡Por Fernando, por Fernando!», luchaba contra los franceses para restituir en el trono a Fernando VII, aquel Borbón que primero fue llamado el Deseado pero que el pueblo acabó llamándole el Felón.

Noticias relacionadas

 

Después de esta larga sesión televisiva, después de la excitación y las piruetas de Francis Lorenzo y Paqui Peña, podría parecer que España y lo español es una fiesta. Es lo que pretendían. Pero no cuela.