Opinión | Los SÁBADOS, CIENCIA

MANUEL
ESTELLER

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Células madre (y padre)

Shinya Yamanaka ha conseguido soslayar el conflicto ideológico que suscitaba el uso de embriones

Células madre (y padre)_MEDIA_2

Células madre (y padre)_MEDIA_2

Esta semana se han anunciado la concesión del Premio Nobel de Medicina y Fisiología de este año aJohn GurdonyShinya Yamanaka.Una decisión plenamente acertada y que ya se veía venir desde hacía tiempo. Ambos han trabajado en la manipulación de células para ver qué capacidad tienen para generar tejidos y organismos.John hizo sus trabajos en la década de los 60 en Inglaterra en células de rana, ya tiene un centro de investigación que lleva su nombre y, a pesar de su avanzada edad, todavía dispone de una cabellera envidiable.Shinyaes más joven, ha trabajado esencialmente en Japón, es de formación original traumatólogo (para que vean por qué caminos nos lleva la vida) y sus descubrimientos a mediados de la década pasada han revolucionado la reprogramación celular.

AL HabER sido parte del jurado asesor de los premios Nobel un par de veces, les aseguro que el comité último sueco que toma la decisión final intenta ser lo más ecuánime y justo posible, pero las presiones que recibe a favor de un investigador u otro son terribles. ¡Un osado candidato incluso se trasladó a Estocolmo y alquiló un pisito junto al Instituto Karolisnka para ver si así tenía más suerte!

Pero volvamos a la ciencia, amigos. La capacidad de reprogramar una célula para originar otras diferentes u órganos nuevos ha generado muchas esperanzas en lo que se llama la medicina regenerativa. En esta disciplina son clave las conocidas como células madre porque tienen la capacidad de producir linajes o cepas de los diferentes tejidos del cuerpo humano. La expresión «célula madre» es una traducción libre que los latinos hemos hecho de «stem cells», que sería más correcto haber cambiado por «células troncales», pero ya se sabe que por aquí las madres todavía mandan mucho. ¿Y los pobres padres?

Bueno, sigamos. Hay muchos tipos de células madre: las más conocidas son las células madre embrionarias. Por su juventud intrínseca son las que más potencial tenían para convertirse en cualquier otro tipo de tejido, pero las complicaciones éticas asociadas a su establecimiento, fuertemente demostradas por el sesgo ideológico de los correligionarios deBushy de la derecha fundamentalista, las ha puesto en cuestión. Hay otras células madre que se denominan del adulto en las que evitamos toda esta problemática: las podemos obtener, por ejemplo, de la grasa de la barriga (todos tenemos un poco...). A partir de ahí nosotros hemos creado células del hueso y del músculo. Evitan el problema del rechazo inmunológico de implantar células de otra persona.

No obstante, la gran excitación de los científicos en esta área proviene de los hallazgos deShinya: fue capaz de producir células madre a partir de células diferenciadas, es decir, de tejidos viejos o maduros. Poniendo varios genes dentro de células de la piel o de las partes blandas originaron unas células jóvenes (como las embrionarias) con la capacidad de crear todos los tipos celulares: se llaman células de pluripotencialidad inducida (iPS). También evitan el rechazo inmunológico al proceder del mismo paciente. Entre los investigadores biomédicos sontrending topic.

Finalmente, existe una categoría especial de células madre que son las llamadas células madre del cáncer. Aunque son de difícil definición y aislamiento, serían las células primas que se alteran en un tumor y a partir de las cuales los tumores crecen, y serían responsables de las recaídas de las enfermedades oncológicas. Todavía queda mucho trabajo en esta área para poder descubrir su verdadera relevancia.

Catalunya no está al margen de la investigación puntera en reprogramación celular y células madre, sino que forma parte de ella de manera decisiva. Además de los vínculos de los discípulos deJohn Gurdoncon nuestra tierra, tenemos en casa buenos investigadores en todos los aspectos relacionados con actividad científica. Desde gente que estudia cómo una célula de la sangre se transforma en otra o la eficacia de células madre de diferentes edades (Thomas GrafyBill Keyes,del Centre de Regulació Genòmica), hasta investigadores destacados en células madre del cáncer (Eduard Batlle, Institut d'Investigació Biomèdica) o investigadores que comienzan a aplicar los conocimientos fundamentales de la biología de las células madre para enfermedades concretas como la anemia de Fanconi, como se demostró en un trabajo multidisciplinario publicado enNature(Juan Carlos IzpisúayAnna Veiga,del Centre de Medicina Regenerativa de Barcelona;Ángel Raya,del Institut de Bioenginyeria de Catalunya; yJordi Surrallés,de la Universitat Autònoma de Barcelona).

Debemos continuar este camino. Investigación seria. El valor añadido de la innovación y el conocimiento. La construcción de estructuras de excelencia en la investigación en nuestro país. Médico. Institut d'Investigació

Biomèdica de Bellvitge.