Opinión | Yo qué sé...

Xavier Sardà

Periodista

XAVIER SARDÀ

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Dios está contigo, arzobispo Martínez

Quiero felicitar encarecidamente al arzobispo Martínez por haber iniciado el proceso de excomunión del pare Manel. Quiero felicitar asimismo a los sectores catalanes ultracatólicos tan nuestros por haber ganado la batalla contra el tipo de curas representado por el pare Manel.

Para mí, Martínez, tu decisión ha sido una muy buena noticia, porque yo creo que las cosas, claras, y el chocolate, espeso. Gente como el pare Manel situaba a muchos en una cierta contradicción al pensar que si en la iglesia católica cabían curas como él es que la iglesia había evolucionado y todo ese rollo. Gracias por poner las cosas en su sitio, arzobispo Martínez.

¿Sabes qué pasa, Martínez? Es muy sencillo: que si no os plantáis, al final no se sabe quién manda ni de qué parte está Dios, y esto es injusto porque no hay ninguna duda de que Dios está con vosotros.

La gente tiene una imagen de Dios muy campechana, y este es el primer error que os tiene atenazados, Martínez. Con tanto cuento de que Dios es amor y esta sonajería os habéis creado un problema vosotros mismos. Dios es el Deuteronomio, es diluvio exterminador, es mar Rojo para que ganen los suyos y es plagas de Egipto para que su pueblo pueda marcharse, y lo demás son tonterías. Dios aprueba que Débora atravesase con un clavo la cabeza de Sísara y que David sableara a los vencidos hijos de Ammón. Dios aprueba que Gedeón se vengara a latigazo limpio de las autoridades de la ciudad de Senhot que le habían negado víveres. Dios es además eterno, omnipresente, omnisciente e inmutable, y a quien no le guste que se rasque.

Di que sí, arzobispo Martínez, que si no se os van a subir a las barbas. Si el pare Manel evitó que una pecadora abortista se desangrase con una curandera y la llevó a una clínica, excomúlgalo. Se está contra el aborto o no se está, y si se está que se desangre quien se tenga que desangrar, como si la llevan al matadero.

Luego está que el pare Manel y estos curas ayudan a los jóvenes de los barrios desfavorecidos, que de este modo se apalancan y no hacen nada bueno, y también ayudan a los que están en las cárceles, que si están en la cárcel es porque algo habrán hecho. Luego están los orfelinatos y los centros de niños maltratados... que son la especialidad de otro tipo de curas más cariñosos y, por cierto, últimamente muy incomprendidos.

Martínez, tú a lo tuyo, y no te dejes influenciar por los que ahora van a decir que el pare Manel está mucho más cerca del mensaje de Jesús que tú. Tú a lo tuyo y no te dejes influenciar tampoco por los que consideran que el Vaticano es la cara obscena de la espiritualidad.

Vosotros, valerosos integristas catalanes, no os dejéis influenciar por los que os digan que sois lo mismo que los Hermanos Musulmanes en versión catalanufa. Gozad, opusdeístas valientes que excomulgan al pare Manel, siempre rodeado de rojos famosetes para recaudar fondos para los pobres, como si no hubiese en cada parroquia una huchita para tal fin.

Dios está contigo, Martínez. Aunque la ética y la moral estén con el pare Manel, Dios está contigo. Yo qué sé...