CIUDAD ON

Bienvenido a 'Matrix': la realidad virtual se extiende por Barcelona

Creerás que has tenido una sobredosis de pastillas azules. Lo raro ahora es no estar perdido por alguna realidad virtual. Se multiplican los espacios VR. Se han inaugurado dos en dos semanas

Ana Sánchez

Un grupo de jugadores matan zombis en el nuevo local de Zero Latency, en el centro comercial Som Multiespai.

Un grupo de jugadores matan zombis en el nuevo local de Zero Latency, en el centro comercial Som Multiespai. / ELISENDA PONS

Ándate con ojo: ya te puedes topar con más hecatombes que Bruce Willis en la saga de La jungla de cristalBarcelona empieza a parecerse a Matrix. Lo raro ahora es no estar perdido por alguna realidad virtual. Se multiplican los locales donde ajustarse gafas VR (sus iniciales en inglés). Ha habido dos inauguraciones en solo dos semanas. Y esto no ha hecho más que empezar, garantizan.

Zero Latency 

Solo pasan 10 minutos y alguien ya lo ve venir. «Mañana –resopla– tendremos agujetas en el dedo». En el índice. El que aprieta el gatillo. «La vida te da muchas sorpresas», se ríe a tu lado Clint Eastwood. Es el mote virtual que se ha puesto uno de tus colegas de armas. Tú también sujetas la escopeta con confianza de wéstern. Aquí resucitas con más facilidad que Chanquete en TVE.

Te sueltan en una habitación de 250 metros cuadrados. Como si fueras Neo en una antesala de Matrix. Te cuelgan un ordenador-mochila, te dan gafas, cascos, micro, una escopeta que ya quisiera Rambo. Y apareces en un almacén que ni sacado de The walking dead. Cinco minutos más y te habrás cargado a 91 zombis. Pocos te parecen para lo que sudas. 

   Una panda de zombis de Zero Latency. 

Zero Latency es el último centro de realidad virtual que ha abierto en Barcelona: se estrenó el pasado día 11. Puedes compartir balazos virtuales hasta con 8 personas a la vez. Sin cables. Esa es la tendencia. Caminas en el mundo real, pero te mueves por almacenes con muertos vivientes y naves espaciales.  

Es una franquicia de una compañía de Melbourne que se está multiplicando con reprís de gremlin. Ya hay en Terrassa, Madrid, desde hace una semana en Barcelona y Lisboa, el sábado abrieron en Zaragoza.  «Y es un mundo que aún tiene que explotar», dice Carles Comas. 

Carles es CEO de la empresa Climbing Planet. Abre centros virtuales con la misma soltura que mata zombis. En septiembre inauguraron 7Fun, un centro de ocio con otro espacio virtual justo enfrente del nuevo Zero Latency.    

Tienen cinco juegos propios. También van rotando por sus locales dos simuladores de vuelo. «Son como cabinas de fisioterapeuta –compara Carles–: tú te estiras y vuelas por Manhattan. Y agitas las alas. Es una experiencia increíble».  Entre 15 y 29 €, una hora de experiencia (15-30 minutos de juego). Centro comercial Som Multiespai. (Av. Río de Janeiro, 42). www.zerolatencyvr.es


Immotion VR 

Se te encoge más el estómago que si convocaran otras elecciones. El asiento se mueve con traqueteo de montaña rusa. La altura es de rascacielos. Boca seca, manos sudorosas. Ahí delante intuyes una caída en picado que ni la de Ciudadanos. Te pones a gritar como si estuvieras en Port Aventura, aunque en realidad estás a apenas un metro de tierra firme.       

The Tower, se llama esta experiencia VR. Te sientan en una cápsula móvil, te ponen unas gafas y lo mismo terminas entre ballenas que batallando en los confines de la galaxia a lo Skywalker. «La gente pega unos chillidos increíbles», sonríe Lázaro. Es quien te enseña a manejarte en el mundo virtual con la misma paciencia que responde que no se levanta de entre los muertos.

Moto virtual inspirada en la de ‘Tron’ de Immotion VR.    

Hace tres meses que se inauguró este centro virtual del espacio de ocio 7Fun. El producto estrella, dice Lázaro, es el VR Explorer: un set individual donde liarse a tiros con monstruos o rematar esqueletos con arco. Al fondo hay dos cápsulas (VR Cinema Pod), dos torretas con las que tener a raya a hordas de zombis, una moto inspirada en la de Tron y simuladores de coches donde conducir hasta prototipos sin un rasguño. «Aquí –te garantiza Lázaro– puedes darte el lujo de morir sin ningún tipo de repercusión». Desde 15 minutos (5,95 €), hasta una hora (18,95 €). Centro comercial Som Multiespai. (Av. Río de Janeiro, 42). immotionvr.es


Vive Virtual  

Lo mismo te lías a tiros con zombis que echas unas canastas, juegas al paintball o empuñas un sable láser con carne de gallina jedi. Te mueves sin cables, sin mochila, sin sensores. «Son gafas inalámbricas», te explica Amparo. Las Oculus Quest. Ha tenido hasta 30 personas compartiendo el mismo juego. Podrían jugar al mismo tiempo hasta 100, asegura. «Queremos hacer torneos».     

Amparo Valdivia es una Wikipedia andante. El suyo es el Arcade VR más veterano de Barcelona. Hace tres años que abrió. Hace mes y medio que se ha trasladado al Eixample, a 242 metros cuadrados con aire de ciencia ficción. Esta semana se ha inaugurado oficialmente. Entre los invitados, un robot que contaba chistes. 

El espacio recién inaugurado de Vive Virtual.

¿Su misión? «Ofrecer experiencias increíbles al mundo», responde Amparo. De momento, ofrece 14 gafas inalámbricas y 12 juegos. «En dos meses –adelanta– tendremos experiencias en las que usaremos las manos sin ningún dispositivo adicional (ni mandos controladores ni hardware externo)». En su futuro cercano hasta se vivirán experiencias sociales con gafas VR. «Pueden ser citas virtuales o un bar virtual con juegos sociales –detalla–. También un mini centro comercial». Y esto no ha hecho más que empezar. «Y a un ritmo vertiginoso». 30 minutos, 15 €.  Provença, 242. vivevirtual.es 


Red Helmet Experience

Hasta hace mes y medio era el único centro de Barcelona donde te podías mover sin cables por el mundo virtual. «Hiperrealidad», la llaman ellos. «Porque va un punto más allá de la realidad virtual –apunta Álvaro Gámiz–: controlas el movimiento virtual con el movimiento real». Es decir, que caminas con metralleta, gafas y mochila por una sala verde chillón mientras matas monstruos en un almacén que daría dentera a Iker Jiménez. Álvaro Gámiz y Rubén Bernal estrenaron este nido de monstruos en octubre del 2018. Acaban de abrir al lado otras dos salas. Así que ahora se pueden liar a tiros a la vez hasta 17 personas en una hora. En febrero lanzan nuevo juego: Batalla de magia
A partir de 32 € por jugador. Incluye 35 minutos con metralleta. Una hora de experiencia en total. Tarragona, 114, local 15 y València, 16. redhelmetvr.com 


eSports Center 

El centro es fácil de reconocer: es el que advierte en la puerta «Do not open. Zombis». Se estrenó en el 2017. Tienen una «arena VR», así la llaman ellos. Un cuadrilátero con ocho gafas. Alrededor, dos simuladores de conducción también con gafas VR, 10 Plays, una cápsula VR Experience y mesitas donde tomar algo entre batalla y batalla. Precio medio por persona: 25 € la hora. Consell de Cent, 481. esportscenter.es


Play Point 

En enero añadieron gafas virtuales en uno de sus locales. Ofrecen 8 puestos de VR, que se pueden combinar con laser tag paintball. En breve ofrecerán también volar drones. Entre 12 y 15 €, 30 minutos de realidad virtual. 17 €, con laser tag. A partir de 27 €, con paintballCartagena, 329-331. play-point.es 


Lostroom 

Cosmos fue el primer escape room con realidad virtual del mundo, sacaba pecho Yuri Popov, su ideólogo, cuando lo estrenó hace cuatro años. Una hora, 2-4 personas, a partir de 16 € (depende de los jugadores). También organizan combates de realidad aumentada. Roger de Flor, 89. lostroombcn.com


Virtua Barcelona

Aquí no tendrán ningún reparo en soltarte entre arañas gigantes, enterrarte vivo o tirarte al vacío (es un hit de los VR Arcades). Son los únicos que ofrecen en Barcelona el escape room VR de la saga Assassin’s Creed, apuntan. Tienen un centro en Les Corts con cuatro puntos VR y un segundo local en el Eixample con dos plantas y seis gafas. A partir de 21,50 €, las experiencias; y 24,50 €, los escape rooms VR. Viladomat, 95 y Taquígraf Garriga, 51. www.virtuabarcelona.com

«¿Y ahora –te preguntarán en cuanto te quites las gafas– quién te dice a ti que no estás en Matrix?». 

Temas: Ciudad on