Novedad de unos grandes del pop

Quimi Portet, sobre un retorno de El Último de la Fila: "Podría llegar a pasar, pero podría llegar a no pasar"

El guitarrista se reencuentra con Manolo García en ‘Desbarajuste piramidal’, álbum con nuevas tomas de los clásicos del grupo que saldrá el 1 de diciembre y que representa la primera grabación nueva bajo ese nombre desde 1995. Portet destaca la amistad y la buena química artística que se conserva entre ambos: “Juntos se crea un personaje nuevo que todavía nos sorprende y que podemos recuperar siempre”.

Quimi Portet, este jueves en Barcelona

Quimi Portet, este jueves en Barcelona / Anna Puit

Jordi Bianciotto

Jordi Bianciotto

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Lo primero que sorprende es que ‘Desbarajuste piramidal’ no es fruto de un ramalazo en el que, de repente, Manolo García y Quimi Portet, se juntaran un par de noches en el estudio a la salud de los viejos tiempos. No, no, la pareja se ha pasado dos años grabando muy discretamente estas nuevas versiones de los temas de El Último de la Fila en casa del guitarrista, en Vic. Sin que nadie se fuera de la lengua, sin filtraciones. “Aunque los vecinos lo veían todo”, desliza Quimi Portet en el encuentro con este diario para aclarar que hay de real, de imaginación, y de deseo, en el titular, visto estos días, de “vuelve El Último de la Fila”.

Por ahora, el regreso se circunscribe a este lanzamiento (doble CD, triple LP) anunciado para el 1 de diciembre. “No volvemos, es una obviedad, pero los titulares normalmente no tienen que ver con la realidad, sino con buscar algo que a la gente le guste mucho”, observa Portet con su natural sarcasmo. “Este es un proyecto meramente discográfico. Manolo está de gira y yo también, y ambos seguiremos así el año que viene”. Acto seguido, añade: “si es el preludio de algo, Dios dirá”.

Baterías estresadas

‘Desbarajuste piramidal’ debe su título a “la observación del mundo que nos rodea”, esa especie de caos “jerárquico” que rige este planeta, indica el guitarrista. “Nuestra sociedad, con Manolo, se basa mucho en el humor, y un día nos salió este título”. Son 24 canciones del grupo madre (una, ‘Navaja de papel’, es anterior, de Los Rápidos), todas sometidas a nuevos tratamientos. “La idea original era relajarlas un poco, porque muchas grabaciones son muy de los 80, con baterías estresadas, muy altas”, explica Quimi Portet. “Pero, mientras temas como ‘Lejos de las leyes de los hombres’ atienden a ese criterio, en otros, como ‘Mar antiguo’, es lo contrario. Hay canciones que se han endurecido, y otras que se han suavizado, y algunas han salido clavadas a las originales, tan solo con un cambio de tono para no gritar tanto”.

Muy bien, ¿pero por qué regrabarlas ahora? “Todo comenzó con una casualidad, cuando grabamos ‘Aviones plateados’ para el homenaje de TV3 a Àngel Casas. Nos lo pasamos bomba”. Eso fue en octubre de 2021. Seis meses después, otro episodio parecido los llevó a revivir ‘Llanto de pasión’ para Julia Otero en ‘Lo de Évole’. “A partir de ahí, nos íbamos encontrando: un día a la semana, luego dos, luego tres… y acabó saliendo un disco. Y luego dos. Sin ningún objetivo”. ¿Alguna chispa que pudiera derivar en una composición nueva? “Ni siquiera lo intentamos”.

Derechos “arregladitos”

Artistas como Taylor Swift regraban sus discos para recuperar derechos fonográficos, lo cual invita a establecer paralelismos. “Cuando lo leímos nos dijimos: ‘alguien se pensará que lo hacemos por esto’. Pero lo nuestro con los derechos ya está bastante arregladito. Ese no fue el motivo de hacer este disco. Lo fue reencontrarnos con este material y regrabarlo cambiándole el tono, haciéndolo todo nosotros dos solos, como al principio, con aquella forma de trabajar un poco artesana”. Y apelando al buen rollo mutuo. “Manolo y yo siempre hemos seguido siendo amigos, quedando para comer y para reír… Cosas públicas y no públicas”.

Volvamos al meollo. Entonces, si se lo pasan tan bien y la química sigue funcionando, ¿afirmaría ahora Portet, como dijo en el pasado, que El Último de la Fila no volverá? “Yo no diría ninguna frase con esa contundencia, viendo como están el mundo y el planeta. Puede ser que algún día pase, pero no es algo que se haya hablado ahora y que esté ligado a este disco. Pueden pasar miles de cosas. Podría llegar a pasar, pero también podría llegar a no pasar, porque tenemos unas edades en las que podrían pasar cosas, pero no tantas”. Bien, ahí lo dejamos. Quizá ‘Desbarajuste piramidal’ dé algunas respuestas, recuperando los poderes de esa suma Quimi-Manolo que, apunta el guitarrista, sigue siendo más grande que ambas individualidades. “Juntos, se crea un personaje nuevo que todavía nos sorprende y que podemos recuperar siempre”.