La caja de resonancia

La Biblia reggae que tardó 26 años en salir a la luz

El libro ‘La isla del tesoro. Historia de la música jamaicana del siglo XX’, proyectado en 1997 y terminado en 2002, es un valioso testimonio de los tiempos pre-internet, cuando contrastar cada hecho y cada dato solo era posible a través de la acumulación apasionada de material físico y de la experiencia personal.

Reggae: mucho más que Marley y porros y lo contrario de buen rollo

Festival Rototom en Benicassim

Festival Rototom en Benicassim / EFE / Doménech Castelló

Jordi Bianciotto

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Uno de los efectos propiciados por la entrada de internet en nuestras vidas es que nunca había sido tan fácil como ahora hacer ver que uno es experto en cualquier cosa: basta con consultar a hurtadillas la Wikipedia para dártelas de sabihondo en un plis plas y proceder, de inmediato, a mirar con condescendencia al resto de la humanidad. Conviene entonces recordar que es de buena educación esperar al menos cinco minutos (tal vez sean diez) antes de mofarse de alguien porque ignora algo que tú acabas de descubrir.

En ese estado de las cosas, este tomo de 560 páginas titulado ‘La isla del tesoro. Historia de la música jamaicana del siglo XX’ nos lleva a los tiempos en que las guías y enciclopedias musicales se confeccionaban al modo analógico, a partir del material acumulado por el autor a lo largo de los años: publicaciones especializadas, libros cazados en viajes, discos portadores de créditos y textos informativos… y la memoria y el criterio construido a golpe de audición, de concierto, de conversación.

Todo ha resultado ser muy vivido, muy minucioso y, sobre todo, muy lento alrededor de este libro, empezando por su delirante tempo editorial, ya que la iniciativa de escribirlo surgió en 1997, se terminó de redactar en 2002, afrontó intentos de publicación en 2006 y 2012, y es ahora cuando ve la luz, 26 años después. La idea original fue de Txarly Brown, difusor pionero de la música jamaicana en España con el fanzine ‘FBI’ (‘Fuentes Bien Informadas’) que, entonces, en los 90, diseñaba la revista alternativa ‘Factory’, editada por ‘Rockdelux’. Esta cabecera consideró publicarlo, pero distintos escollos se fueron sucediendo. Problemas con la lectura de archivos en formatos obsoletos, extensión desorbitada del texto (2.000 folios), aumento constante del precio del papel…

Pero ‘La isla del tesoro’ está por fin entre nosotros, casi contra todo pronóstico. Gracias a la perseverancia de su coordinador, Jordi López, Ragnampaisser, reconocido activista de estas músicas, en alianza con otro gran ‘connaisseur’, Carlos Monty. Y con la ayuda decisiva de Filippo Giunta, director del festival Rototom, de Benicàssim, referente europeo del reggae y cercanías, que ha financiado la edición. Obra coral, con una decena de coautores de reconocido historial.

Libro sin precedentes en castellano, con poso, que transmite amor por la intrahistoria sonora jamaicana, se queda en el año 2002, pero quizá no sea grave, porque desde entonces “el reggae ha ido para abajo y ha derivado en un ‘Caribe Mix’”, me asegura Ragnampaisser. Aunque el dancehall está hoy en boca de figuras como Bad Gyal, hay que decir. Sea como sea, hablamos de la “música nueva” más relevante del siglo XX, “junto con la rumba”, sostiene él, que fue ‘tour manager’ de Peret en sus últimos años. Pero esta ya es otra historia.