Hasta el domingo 11 de diciembre

'Otakus' Jedi en un Manga Barcelona de futuro

Los fans de la cultura y el cómic japonés inundan el nuevo recinto ubicado en Fira Gran Via en la primera jornada

JOAN CORTADELLAS

4
Se lee en minutos
Anna Abella
Anna Abella

Periodista cultural

Especialista en arte y libros, en particular en novela negra, cómic y memoria histórica

Escribe desde Barcelona

ver +

"¡Es muy grande!", dice asombrado Eric, de 17 años, junto a sus amigos Daniel y Rubén, venidos de Gavá a su primer Manga Barcelona, tras pasarse la mañana recorriendo los tres pabellones de la nueva ubicación del salón, en Fira Gran Via L’Hospitalet. Era el comentario más habitual también entre expositores y entre visitantes veteranos, que el primer día de la cita agradecían aún sorprendidos el despliegue del amplio espacio -82.000 metros cuadrados-, que permitía circular sin excesivos agobios a pesar de que la sensación visual, y real, era de que estaba a rebosar de público ‘otaku’ hormigueando de una actividad a otra, ajeno a la lluvia que iba cayendo fuera. Antes de las 14 h. ya se volvían a vender entradas ‘online’ desde la web del salón, tras liberar aforo aquellos que salían para ir a comer a casa. Confirmado: había hambre de manga y de fiesta

Eric y Daniel van vestidos con su kimono de kárate. "Era una forma de venir a tono con el ‘cosplay’", afirman estos lectores que se aficionaron al manga hace unos cuatro años. "Queríamos ver el ambiente, hacernos fotos y comprar...", añaden junto a varias bolsas de las que sobresalen peluches de sus personajes favoritos y dos grandes cajas de figuras de ‘One Piece’. "Venía con un presupuesto de 270 euros...", dice uno. "Yo de 100, pero ya me he pasado…", añade el otro. 

Aunque algunos, ajenos a la inflación, se han rascado todavía más el bolsillo. En el estand de Tsume lucen gigantescos bustos y espectaculares estatuas de personajes de manga y anime (aunque entre ellos se cuela un no menos llamativo Batman) que cuestan entre 60 y más de 1.000 euros. A media mañana habían vendido ya una decena de las de 400 euros de Naruto, Dragon Ball y ‘One Piece’, eso sí, con la posibilidad de pagar en 'cómodos plazos'. Al lado, una exposición de figuras celebra los 50 años de Mazinger Z. "Ven, aquí está Afrodita A", avisa un padre a un hijo que ya le supera en altura, prueba de que el legendario robot no es solo cosa de nostálgicos. 

Sables de luz

Pero no todo, ni mucho menos, es ‘merchandising’. Mientras algunos emulan a Capitán Tsubasa y a Oliver y Benji echando un partido de fútbol, o al equipo de ‘Haikyū!!’ marcándose uno de voleibol, otros se decantan por las artes marciales. Y ahí, junto a la Samurai Experience, donde curiosos de todas las edades se enfrentan con katanas de plástico, deslumbran unas espadas láser al mejor estilo ‘Star Wars’. Y no, no es que hubieran llegado unos Jedi japoneses hasta el Manga Barcelona, pero casi. El primer puñado de aprendices empuña los luminosos sables de luz azul o amarilla mientras varios monitores de Ludosport les enseñan las técnicas de defensa y ataque de este llamativo deporte marcial de combate que en realidad surgió en Italia en 2003, cuenta un instructor. 

Otros prefieren el baile. En el Dance State, grupos mayoritariamente formados por chicas siguen las coreografías de sus ídolos en grandes pantallas al ritmo de la música, sin prestar atención a la tradicional visita de autoridades, entre ellas, el ministro de Cultura, Miquel Iceta, la ‘consellera’ Natàlia Garriga y Jaume Collboni, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, así como el Cónsul General de Japón, Yasushi Sato.

El futuro  

Noticias relacionadas

En otro pabellón paran para comer una madre y sus dos hijas, de 15 y 11 años, de L’Hospitalet, que parecen salir del ‘casting’ de la serie ‘Puella Magi Madoka Magica’: la pequeña es Madoka, la mayor, la morena Homura, y su progenitora, Mami, que admite haberles contagiado su amor por el cómic japonés y el anime. "Hoy es la primera vez que me disfrazo, pero soy fan del manga desde 1987, cuando en TV-3 emitían ‘Dr. Slump’". 

Más jóvenes son Maia, Ania, Oriol y Leo, que vienen con sus padres de Viladecans y de L'Espunyola de Berguedà. Solo ellas se han sumado al ‘cosplay’, ataviadas como personajes de ‘Spy x Family’ y de ‘Guardianes de la noche’. Todos aseguran que les gusta más el manga que el anime, para que luego dicen que las nuevas generaciones solo se enganchan a las pantallas. En el Manga Kids, los más pequeños pintan, dibujan y crean chapas y figuras de origami. Otros ya apuntan al futuro. Claudia, de 10 años, espera junto a su padre para participar en el taller de anime de la Escola Joso. "Me gusta mucho dibujar con acuarelas. Pero tengo curiosidad por ver cómo le dan forma a los dibujos. Quiero saber cómo les dan vida”. Creando cantera.  

Los ganadores de los Premios del Manga Barcelona

Mejor shonen: ‘Spy x Family’, de Tatsuya (Ivrea)

Mejor shojo: ‘Signos de afecto’, de Suu Morishita (Arechi)

Mejor seinen: ‘Atelier of witch hat’, de Kamome Shirahama (Milky Way Ediciones)

Mejor josei: ‘Tokyo Girls’, de Akiko Higashimura (Planeta Cómic)

Mejor kodomo (infantil): ‘Pokémon Sol y Luna’, de Hidenori Kusaka y Satoshi Yamamoto (Norma Editorial)

Mejor BL: ‘Megumi y Tsugumi’, de Mitsuru Si (Arechi)

Mejor manga de autor español: ‘El tiempo de los tres’, de Dani Bermúdez y Fidel de Tovar (Norma)

Mejor Yuri: ‘¡Huyamos juntas!’, de Battan (Milky Way Ediciones)

Mejor Light Novel: ‘Me enamoré de la villana’, de Hanagata e Inori (Sekai Editorial)

Mejor fanzine: ‘The Kame Team’


Mejor estreno de serie de anime: ‘Spy x Family’

Mejor estreno película de anime: ‘Jujutsu Kaisen 0’

Mejor serie de anime en formato físico: ‘Guardianes de la noche’ (Ed. coleccionista. Selecta Vision)

Mejor película de anime en formato físico: ‘Guardianes de la noche: Tren infinito’ (Ed. coleccionista. Selecta Vision)