Ayuda de 400 euros

La maldición del Bono Cultural Joven: ahora se quejan las empresas

Librerías y salas de cine lamentan la lentitud del procedimiento de adhesión a la iniciativa y alertan de fallos técnicos en su aplicación

La librería Calders, en Barcelona.

La librería Calders, en Barcelona. / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
Ramón Vendrell
Ramón Vendrell

Periodista

Especialista en pop antiguo, tebeos, libros, rarezas y juventud

Escribe desde Barcelona

ver +

No puede decirse que la puesta en marcha del Bono Cultural Joven vaya sobre ruedas. Si durante el periodo de inscripción de los beneficiarios hubo innumerables quejas por la complejidad del procedimiento y por los fallos de la web habilitada para realizar el trámite, ahora son empresas culturales las que denuncian diferentes problemas, tanto para adherirse a la iniciativa como con el funcionamiento del sistema para que los usuarios utilicen la tarjeta. Los gremios de Llibreters y de Cinemes de Catalunya confirman el malestar entre no pocos de sus asociados. Malestar que, les consta, es de ámbito nacional en sus ramos.

Marià Marín, secretario técnico del Gremi de Llibreters, resume en dos puntos el descontento: la lentitud en la resolución de los expedientes para darse de alta como empresa asociada al Bono Cultural Joven y los errores del mecanismo establecido para que este pueda utilizarse. Esto es, datáfonos de empresas ya inscritas que no reconocen tarjetas de usuarios de la ayuda, con la consiguiente frustración de unas y de otros.

El Ministerio de Cultura y Deporte admite que esta disfunción técnica se ha producido en “casos puntuales”, mientras que el Gremi de Llibreters eleva la incidencia a un “porcentaje significativo” de sus afiliados.

El ministerio afirma que el problema ya se ha resuelto y la asociación explica que se le ha comunicado que así es desde el lunes pasado, pero añade que aún no ha tenido tiempo de comprobar entre los agremiados si la cuestión está solucionada o no.

Recordatorio

“Esta misma semana se ha recordado a las entidades y empresas adheridas la importancia de que den de alta y revisen todos los datos requeridos para el correcto funcionamiento del Bono Cultural Joven”, agrega el departamento encabezado por Miquel Iceta. Y prosigue: “Las entidades y empresas adheridas han de aportar los datos de sus TPV (terminales de venta) en la plataforma del Bono Cultural Joven. Cualquier fallo o error a la hora de dar de alta esa información impide que el pago se realice efectivamente”.

En cuanto a la tardanza en la resolución de las adhesiones, el ministerio indica que “el plazo máximo para resolver las solicitudes es de seis meses desde la fecha de presentación”.

Bondad empañada

El Gremi de Llibreters aplaude el Bono Cultural Joven, una política de fomento dirigida a “una edad crítica en el consumo cultural”, en palabras de Marín. No obstante, el secretario técnico lamenta que “la bondad de la iniciativa” se vea empeñada por los problemas en su aplicación. “Si el ministerio hubiera trabajado estrechamente con los sectores culturales, todo habría sido más fácil”.

No era nada fácil inscribirse como beneficiario del Bono Cultural Joven y tampoco lo es adherirse como empresa. La librería barcelonesa Sendak, por ejemplo, desistió tras tres intentos debido a la "dificultad de un procedimiento muy burocrático y poco ágil" y a la "deficiente atención", cuenta Aitor Martos, socio del comercio especializado en literatura infantil y juvenil. Pusieron en un plato de la balanza las expectativas de ventas y en el otro el tiempo empleado en la adhesión y concluyeron que no les compensaba. "El Bonus Cultura impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona para impulsar el consumo cultural durante la pandemia era mucho más ágil", compara Martos. También era mucho más modesto.

El 42% de los jóvenes pasan

Noticias relacionadas

El Bono Cultural Joven brinda 400 euros para invertir en productos culturales a las personas que cumplen 18 años en 2022, a gastar en el plazo de 12 meses. En su primera edición ha sido solicitado por 281.557 jóvenes, el 57,6% de los beneficiarios potenciales. Dicho de otra manera: el 42,4% de los españoles que alcanzan la mayoría de edad este año han pasado de pedir la ayuda, quizá en parte disuadidos por la dificultad que comportaba hacerlo. De hecho el Ministerio de Cultura y Deporte amplió el plazo de inscripción y abrió una vía presencial en las oficinas de Correos, a la que se acogieron 56.404 personas, el 20% del total.

El Bono Cultural Joven se ha consolidado en los Presupuestos Generales del Estado de 2023.