Estreno en España

La crisis climática entra en el Lliure con 'Sun&Sea'

En el singular espectáculo lituano, sensación en la Biennal de Arte de Venecia, transforma la sala Fabià Puigserver en una gran playa

 Rugile Barzdziukaite y Lina Lapelyte, dos de las autoras de ’Sun&Sea’, en la playa que han montado en el Teatre Lliure de Montjuïc.

Rugile Barzdziukaite y Lina Lapelyte, dos de las autoras de ’Sun&Sea’, en la playa que han montado en el Teatre Lliure de Montjuïc. / RICARD CUGAT

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

Arte, teatro e instalación. Humor y música pop. De todo un poco tiene 'Sun&Sea', una obra que sorprendió en la última Biennal de Arte de Venecia antes del covid. La sala Fabià Puigserver, nacida para transformarse, se verá como nunca: convertido en una playa que el público observará a vista de pájaro, desde arriba, mientras deambula a su alrededor. No hay butacas para que la gente observe la acción desde diferentes lugares. El show dura una hora y después se repite en bucle. El espectador, que entra en grupo cada media hora, puede volver a entrar si tiene ganas de repetir la experiencia. S podrá disfrutar en el Teatre Lliure de Montjuïc, del 12 de octubre al 23 de este mes de octubre. El primer pase será a las 18.00 horas y la última función acabará a las 21.30 horas.

'Sun&Sea' se mostró en la sede de Lituania y contrariamente a lo que sus autoras habían previsto, largas colas se formaron cada día para ver esta singular performance en la que los seres humanos son observados como si fueran animales de un zoo por el público desde una pasarela. Desde las alturas observan como diversos ejemplares de la especie disfrutan de una playa que también podría ser un desierto, un espacio donde el ser humano es vulnerable al sol.

Desde su éxito en Venecia la pieza ha viajado a numerosos lugares, tanto museos, como teatros y hasta espacios industriales provocando todo tipo de reacciones respecto a la estupidez humana frente al cambio climático. Humor, música e ironía son claves en este montaje, que nunca había llegado a España. Una quincena de cantantes e intérpretes se unirán en Barcelona a seis voluntarios locales que, como en todas partes donde se representa la obra, contribuyen a conectar al público del lugar.

"Los intérpretes tienen prohibido interactuar con el público y hablar en susurros"

"Los intérpretes tienen prohibido interactuar con el público y hablar en susurros. Deben hablar alto y pasárselo bien", comenta la cineasta y artista visual Rugilé Barzdziukaite (dirección escénica), creadora de esta original obra junto a la poeta y dramaturga Vaiva Grainyte (libreto), y la especialista en música y performance Lina Lapelyte (dirección musical). "No queríamos hacer una obra didáctica, ni repetir los mensajes que vemos en los medios de comunicación. Ya tenemos suficiente información sobre el cambio climático. Buscábamos algo diferente", han comentado Barzdziukaite y Lapelyte en rueda de prensa antes de hacerse fotos en la playa del Lliure. La contundencia de las letras de las canciones contrasta con las situaciones y conversaciones banales de los personajes y situaciones divertidas. El público podrá seguirlo todo con ayuda de un libreto en catalán, castellano o inglés.

"No queríamos hacer una obra didáctica, ni repetir los mensajes que vemos en los medios de comunicación"

Noticias relacionadas

En Venecia 'Sun&Sea' hizo llorar al mundo del arte, explican. "Allí conmovió porque el arte conceptual no tiene emoción. En cambio esta obra tocó la fibra de públicos muy diversos. Como nos dijo un abogado especializado en temas de medioambiente, a veces una creación artística es capaz de sensibilizar mucho más a la gente que cualquier discurso".

Treinta toneladas de arena de sílice de Tarragona han sido necesarias para cubrir 218 metros cuadrados. "Las guardaremos en el almacén del teatro en Olesa por si volvemos a necesitar este material en el futuro", ha explicado Juan Carlos Martel, director del Lliure que quería traer el montaje a Barcelona desde que lo vio en Venecia en 2019. La pieza, entre la instalación y la performance, ganó el León de Oro a la mejor participación nacional.