El Liceu estrena ‘La gata perduda’, donde han participado 1.000 vecinos del Raval

La nueva ópera, que se estrena el miércoles, lleva la firma de Arnau Tordera, líder de la banda Obeses

Uno de los ensayos de ’La gata perduda’.

Uno de los ensayos de ’La gata perduda’. / EPC

2
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

El proyecto Opera Prima del barcelonés Gran Teatre del Liceu comienza a dar frutos. Concebido para que cada tres años se estrene una ópera desarrollada a través de procesos comunitarios y de inclusión social, el 5 y el 7 de octubre subirá a escena el primer título, ‘La gata perduda’, con música del cantautor Arnau Tordera y un libreto de la dramaturga Victoria Szpunberg surgido de múltiples entrevistas realizadas a vecinos del Raval. Sí, porque esta gata se pierde en el popular y multicolor barrio barcelonés en el que, precisamente, está enclavado el coliseo lírico. La obra nace tras cuatro años de trabajo colectivo y en su concepción han participado unas 1.000 personas, desde vecinos hasta miembros de más de 70 entidades sociales, contando con la colaboración de la Fundació Tot Raval y del Distrito de Ciutat Vella.

Durante la presentación del proyecto, que se realizó en el escenario del Gran Teatre, el compositor ofreció una pequeña degustación de la obra en la cual conviven, según afirmó Tordera, desde los grandes del género como Bizet, Puccini o Verdi a “ritmos urbanos como la rumba catalana”. Este es el tercer proyecto lírico del líder de Obeses después de dedicar una opereta a Sant Jordi y una ópera a Jacint Verdaguer.

Para el director del Liceu, Valentí Oviedo, esta obra rompe el muro que había entre el coliseo y el barrio. “Se ha dicho que el diálogo entre el teatro y el Raval no era fluido. Ahora hemos deshecho esta anomalía”, aseguró. Aunque el libreto y la partitura tienen nombre propio, los diferentes aspectos del proyecto, desde la dramaturgia hasta la interpretación musical y coral –con más de 300 participantes–, sin olvidar el diseño de escenografía y vestuario, han tenido un origen comunitario. Ricard Soler Mallol firma la dirección de escena y los trajes han sido confeccionados por Dona Kolors y Top Manta, dos proyectos sociales del barrio. Bajo la batuta de Alfons Reverté, la orquesta estará compuesta por músicos del Conservatori del Liceu y del Taller de Músics, mientras que Cristina Colomer coordinará las agrupaciones corales de aficionados que participarán en el montaje. Miquel Àngel Raió firma los vídeos, Maria de la Cámara y Gabriel Paré la iluminación y Tuixén Benet las coreografías.

Noticias relacionadas

La obra, cargada de crítica social y que se introduce en los procesos de gentrificación que vive el popular barrio, nace de una anécdota, del supuesto robo de la icónica escultura de ‘El gato’ de Botero ubicada en la Rambla del Raval por parte de un especulador inmobiliario. La trama, según la libretista, “gira en torno a un hecho inesperado que implica a todo el barrio”, combinando fantasía y realidad. “El libreto cuenta con recursos dramatúrgicos que el teatro contemporáneo a veces no contempla y que, en cambio, son más propios del género operístico”, asegura Victoria Szpunberg.

Pau Armengol, Joan Sáez, Rocío Martínez, Marta Infante, Albert Casals, Óscar Peñarroya y Dianne Ico serán los solistas de esta historia que nace para que el Liceu por fin pueda latir en el corazón de su barrio.