FESTIVAL BAM

Miss Raisa, contra los prejuicios y la lluvia

  • La rapera de origen marroquí, instalada en Barcelona desde la infancia, desplegó su repertorio de rap positivo en el Moll de la Fusta ante un público cálido a pesar del temporal

Concierto Miss Raisa

Concierto Miss Raisa / JORDI OTIX

1
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Miss Raisa, alias artístico de Imane Raissali, aporta una perspectiva bastante única a un género, el hip hop, todavía excesivamente dominado por los hombres y las temáticas de dinero y aventuras sexuales. Nacida en Tánger (Marruecos) en 1996, pero residente en diferentes localidades de Barcelona (ahora Sabadell) desde los ocho, Raissali reivindica sus derechos como mujer o las bondades de su cultura mixta en canciones que son ejercicios optimistas de autoafirmación.  

En su actuación del viernes en el Moll de la Fusta, la ascendente rapera repartió buenas vibraciones ante un público formado por familiares (de su madre a los suegros de su hermano), su antiguo profesor de educación física, fans claros y curiosos convencidos. Acompañada en segundas voces por la dicharachera Macarena (de Sweet Case), arrancó con su tema más emblemático, 'La niña', en el que recuerda cómo consiguió reeducar a su círculo más cercano y poder ser mujer y rapera y musulmana. 

Hubo un momento, eso sí, en que cambió momentáneamente la letra del tema: ya no es, no debería ser, "aún llevo velo", sino "ya no llevo velo", decisión que ha tomado recientemente para desembarazarse de todas las expectativas que recaen sobre ella. Según ha explicado, ahora no busca representar a nadie, sino ir en busca de lo que le haga sentir bien consigo misma. 

Elasticidad vocal

Noticias relacionadas

Después de un par de años luchando contra prejuicios e imposiciones, haciendo valer sus diferencias, la entrecortada lluvia del viernes no fue un gran obstáculo para ella. Tampoco para un público que la siguió coreando el estribillo de 'Otra vez' y que, al menos entre las primeras filas, mantuvo hasta el final la atención a su rap de sonido tradicional

'Siento', avance del 'epé' 'Ocho', en el que revivirá memorias de su infancia en Marruecos, apunta en cualquier caso hacia una evolución en su estilo: la producción es más afilada y contemporánea; el despliegue vocal, casi más cantado que rapeado. Al acompañar a Macarena en su 'Mariposas' o Esam (DJ para la ocasión y cantautor, hombre todoterreno) en su 'Tierra o cielo', Raissali demostró elasticidad a la hora de usar su voz. Sencillamente, podrá cantar/rapear lo que quiera. Y lo más probable es que por el camino siga lanzando mensajes constructivos, nunca destructivos, tratando de crear puentes entre culturas en lugar de quemarlos.