Concierto

The Beach Boys en Pedralbes: el verano sigue más allá de los 80

  • La institución pop, con dos miembros históricos en sus filas, Mike Love y Bruce Johnston, desató el desenfreno otoñal con un pase generoso en el que encadenaron hitos de su época dorada

Mike Love durante el concierto de los Beach Boys en el festival de Pedralbes.

Mike Love durante el concierto de los Beach Boys en el festival de Pedralbes. / Ferran Sendra

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

No se avista el final del verano para The Beach Boys, esa tropa de ‘seniors’ cuyo catálogo de hitos de una era garantiza la algarabía allá donde va. ¿Quién es el listo que osa formular alegaciones contra ‘Don’t worry baby’, ‘Wouldn’t it be nice’, ‘California girls’, ‘God only knows’ o ‘Good vibrations’? Sabiéndose portadores de ese mágico capital acumulado, Mike Love y compañía siguen ejerciendo a gusto el papel de despampanante banda de crucero que esparce por el mundo su espuma de los días.

Hay un lado oscuro en The Beach Boys, pero ellos prefieren pasar por él de puntillas, de modo que conciertos como el de Pedralbes (donde actuaron este miércoles por tercera vez, tras los pases de 2017 y 2019) no son propicios para tenérnoslas con temas como ‘Till I die’ o ‘I still dream of it’. Material con el marchamo más sombrío de Brian Wilson, el gran ausente en la mayoría de las giras. Mandan los buenos deseos, las rimas soleadas y los ecos joviales de olas, bikinis y planchas de surf.

Surf rock redivivo

Así arrancó este concierto (que contó con una derivada benéfica, a favor de Cáritas), a golpe de ‘Do it again’ y de un buen paquete de ‘oldies’ de los primeros años 60, con ‘Surfin’ safari’, ‘Catch a wave’ y la versión de un clásico del surf rock, ‘California sun’ (Joe Jones). Imágenes de los viejos tiempos, con los chicos posando ante la torre de Capitol Records a punto para comerse el mundo, y de un ejemplar en vinilo de ‘Pet sounds’, el álbum de la discordia. Un recuerdo de cuando el punk simpatizó con ellos: ‘Rockaway beach’, de los Ramones, con extra de guitarra.

Noticias relacionadas

El señor Love cumplió vocalmente a los 81, con pertinentes apoyos armónicos de la banda (un avezado noneto), incluido otro viejo paladín, Bruce Johnston (80 el pasado lunes) a los teclados y voces. Gloriosa adolescencia eterna, acelerando en ‘Little Honda’ (“faster, faster…”), y americanismo sin complejos, con la bandera de las barras y estrellas luciendo en ‘Surfin’ USA’. Love caballeresco a la clásica usanza, dedicando la tierna balada ‘Surfer girl’ a las “lovely ladies”, e interesándose por la lengua catalana: “¿Cómo se dice ‘beach’? ¿’plaja’ o algo así?”.

Canciones infalibles

De aquella pandilla salida de Hawthorne, California, hace 60 años, no queda mucho. Cayó el surfero más genuino, Dennis Wilson (evocado en la pantalla y de quien se saltaron esta vez la sentida ‘Forever’) y nos dejó también Carl, replicado en ‘Darlin'’ y a quien Love citó al presentar ‘God only knows’, cediendo el micro a su hijo Christian. Apartado del combo vive Brian, pero su cancionero tiene vida propia y sigue marcando la pauta. A él se aferraron para levantar al público de los asientos a través del atracón final de ‘hits’, que culminó con ‘Barbara Ann’, ‘Good vibrations’ y ‘Fun fun fun’, benditos trofeos pop inasequibles al envejecimiento.