Crítica de cine

'X', de Ti West: la matanza (porno) de Texas

La película de terror de Ti West consigue sumir al espectador en un estado permanente de inquietud

X

X

Nando Salvà

Nando Salvà

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Las mejores películas de terror de Ti West destacan por avanzar con ritmo paciente hacia su sangriento destino, por su énfasis en la caracterización y las atmósferas sobre los golpes de efecto, y por su interés en referenciar algunas de las estéticas adoptadas por el género en el pasado; y todas esas cualidades se detectan en ‘X’, en abundantes dosis. Ambientada en Texas en 1979, y centrada en un grupo de cineastas y ‘strippers’ que se instalan en una cabaña para rodar una película porno antes de ser sucesivamente despedazados, la película se muestra tan interesada en construir a los personajes primero como en hacerlos picadillo después, y entretanto logra sumirnos en un estado permanente de inquietud. Y, cuando llega, el baño de sangre derrocha una ferocidad que West, fiel a su estilo, captura a través de composiciones elegantes y fluidos movimientos de cámara, y complementa con mucho y muy buen sentido del humor. 

En el proceso, ‘X’ encuentra espacio para acumular cierta carga metatextual, a través no solo de sus joviales referencias a dos clásicos del género dirigidos por Tobe Hopper -‘La matanza de Texas’ (1974) y ‘Trampa mortal’ (1976)- sino también de su voluntad de funcionar a modo de comentario sobre el moralismo, la mojigatería y la negatividad sexual tradicionalmente consustanciales a las convenciones del ‘slasher’, aunque al mismo tiempo West parece reivindicar la simplicidad de ese subgénero frente a los excesos de pretenciosidad y esnobismo que la etiqueta ‘terror elevado’ ha aportado a la ficción en los últimos años. Dicho de otro modo, ‘X’ logra ser mucho más que una vulgar exhibición de tetas y crímenes y, al mismo tiempo, lo suficientemente vulgar para resultar francamente divertida.