Primavera clásica

Los músicos rusos seguirán actuando en Barcelona pese a la guerra en Ucrania

La programación de Barcelona Obertura, del 6 al 30 de marzo, queda intacta por ahora, pero la presencia de la soprano rusa Anna Netrebko en el Liceu el 3 de abril no está clara

Últimas noticias de la guerra de Ucrania, en directo

combo alexei volodin/ anna netrebko/ Denis Kozhukhin

combo alexei volodin/ anna netrebko/ Denis Kozhukhin

Marta Cervera

Marta Cervera

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Pese al rechazo absoluto a la violencia y la guerra en Ucrania, por ahora el Palau de la Música, el Auditori y el Liceu, las tres instituciones musicales más importantes de Barcelona, siguen apoyando a los músicos rusos en sus programaciones. Muchos de ellos tienen un papel importante en Barcelona Obertura, una primavera clásica con intérpretes de primera, interesantes programas y algún estreno, del 6 al 30 de marzo. El objetivo es atraer a Barcelona tanto al turista cultural melómano como a quienes quieran descubrir la clásica con conciertos en la ciudad gratuitos a cargo de jóvenes artistas en todos los distritos en espacios emblemáticos (basta reservar a través de la página web de Barcelona Obertura).

La música rusa y sus intérpretes servirán en Barcelona Obertura para recordar la grandeza cultural de un país en el punto de mira tras la invasión de Ucrania. Recientemente el célebre zar de la clásica Valery Gergiev ha tenido que dejar varios proyectos en Europa y EEUU por negarse a condenar la guerra. El Liceu mantiene por ahora el concierto que el 3 de abril ofrecerá la gran soprano rusa Anna Netrebko para conmemorar el 175 aniversario del Gran Teatre, una de las grandes citas de la temporada.

Rusia y Barcelona Obertura

En la programación destacan la versión de Teodor Currentzis de la 'Sinfonía núm. 1' de Brahms con la Sinfónica SWR de Stuttgart; la puesta en escena del furero Àlex Ollé de 'Pelléas et Mélisande' de Debussy en el Liceu, con primeros espadas de la lírica; el concierto del grupo Les Sciècles con un monográfico sobre Stravinski en el Palau; y el Festival Rachmaninov, que este fin de semana y el próximo ofrece en el Auditori todos los conciertos para piano del compositor ruso interpretados por su compatriota Denis Kozhukhin, con Matthias Pintscher y Kazusho Ono, frente a la OBC. Kozhukhin interpretará además un programa de cámara con la violinista Janin Jansen con sonatas de Schubert, Brahms y Beethoven.

La cantante, que reside en Viena, se ha visto obligada hace poco a pronunciarse en redes sociales: "Me opongo a esta guerra. Soy rusa y amo mi país pero tengo muchos amigos en Ucrania y el dolor y el sufrimiento están rompiendo mi corazón. Quiero que termine y podamos vivir en paz. Rezo por ello", ha asegurado. Y ha añadido: "No es justo obligar a los artistas o a cualquier figura pública a exponer las opiniones políticas en público y a denunciar a sus países". 

Netrebko se da un descanso

Las declaraciones, consideradas demasiado tímidas, han supuesto varias cancelaciones en teatros de Alemania y Suiza. Este martes la diva ha decidido abandonar los escenarios por un tiempo. "Tras una reflexión profunda he tomado la muy difícil decisión de retirarme por ahora de la vida de los conciertos”, ha señalado la cantante. En su comunicado, citado por la emisora pública austríaca ORF, la diva agrega que “no es el momento apropiado para actuar y para hacer música”. En el Liceu, sin embargo, no han recibido ninguna notificación de la cantante anulando su concierto, que sigue anunciado en la web del Gran Teatre.

El Liceu estudia diferentes escenarios, "desde el más agresivo al más tolerante"

Víctor Garcia de Gomar, director artístico del Liceu, ha reconocido que la invasión de Ucrania ha creado "una nube opaca" sobre la actuación de Netrebko. Ha recordado que "el Liceu es un teatro de ópera sensible, que mira de responder desde el arte y no desde la confrontación buscando el diálogo. El escenario es un espacio de libertad donde cabe cualquier opinión, sea más o menos adecuada. Ese es el espíritu del arte". Pero ha confesado estar estudiando diferentes escenarios, "desde el más agresivo al más tolerante", pendiente de decidir "qué posicionamiento es el más acertado para conmemorar el 175 aniversario sin equivocarnos". Sin adelantar mucho más, ha añadido: "La historia del Liceu se compone de muchos momentos difíciles y este es uno más que esperamos superar con una respuesta clara, contundente, pero a la vez, sensible".

El Gran Teatre no es el único que estudia cómo actuar. No se descarta una respuesta conjunta a la situación creada por la guerra por parte de Ópera Europa, organismo que aglutina a los principales coliseos. También desde ECHO, que reúne a algunos de los auditorios más importantes del Viejo Continente, están buscando consensuar una posición común.

"No nos podemos refugiar en la idea de 'el arte es libre'. Ucrania está siendo atacada en una guerra salvaje"

— Jordi Martí

Jordi Martí, responsable del área de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, considera que toca pronunciarse. "El compromiso con la paz es lo mínimo a exigir a cualquier persona que quiera dirigirse al público ahora que hay un conflicto armado y víctimas". Y añadió: "No nos podemos refugiar en la idea de 'el arte es libre'. Ucrania está siendo atacada en una guerra salvaje. Debemos responder y no ser meros observadores". Joan Oller, director general de la Fundació Orfeó-Palau de la Música, ha declarado: "Si un artista ruso ha criticado la guerra y se ha manifestado contra ella me parecería absurdo excluirle de una programación". Y Robert Brufau, responsable del Auditori, ha advertido de lo delicado de la situación para los músicos rusos: "Poner el foco en el artista es un error. Es ponerles una presión extra, sobre todo si hablamos de países donde la libertad de expresión puede tener consecuencias. Por eso prefieren no decir nada".

En otras latitudes ya se han posicionado. Peter Gelb, director del Metropolitan de Nueva York, ha anunciado que dejará de trabajar con artistas o instituciones que apoyen a Putin. Toda una advertencia para Valery Gergiev, aclamado director musical que ya ha perdido sus conciertos con la Filarmónica de Viena y sus compromisos en la Scala, donde dirigía 'La dama de picas', debido a su negativa a pronunciarse contra la guerra. La Filarmónica de Múnich también le ha despedido como titular a causa de su apoyo a Putin. No hay que olvidar que Gergiev, responsable del Teatro Mariinski de Sant Petersburgo, es miembro del Consejo para la Cultura y las Artes del Kremlin y siempre ha cerrado filas con el Gobierno de su país.

Como músico ruso repudio rotundamente el ataque de Vladimir Putin a Ucrania y estoy en contra de la guerra

— Alexei Volodin

Otros artistas rusos, sin embargo, sí han querido pronunciarse. Es el caso de Alexei Volodin, pianista que reside en Madrid y que pronto veremos con la Franz Schubert Filarmonía de Tomàs Grau con el 'Concierto para piano núm.2', de Brahms. Volodin ha hecho un comunicado criticando la guerra de su país contra Ucrania: "Como músico ruso, siento la necesidad y la responsabilidad de aclarar delante de mi público y delante del mundo que repudio rotundamente el ataque de Vladimir Putin a Ucrania y estoy en contra de la guerra".

Otros conciertos de Barcelona Obertura

En la programación del Barcelona Obertura destacan en el Palau también tres óperas barrocas en versión concierto. Por un lado 'King Arthur 'y 'The fairy queen', de Purcell, a cargo de Vox Luminis y por otro, 'Giulio Cesare in Egitto', de Händel, con Forma Antiqva. Pero antes, esta misma semana la joven e impresionante violinista María Dueñas ofrecerá un concierto con la Die Deutsche Kammerphilarmonie de Bremen, dirigido por Alondra de la Parratras su fantástico debut en el Auditori, con obras de Sibelius, Ginastera y Dvorák. Y otra directora, la veterana Marin Alsop, ofrecerá obras de Eisendle, Schumann y Dvorak con la Sinfónica de la Radio de Viena, con la colaboración de Barcelona Clàssics.

Para los amantes de la música sinfónico-coral, destacar dos obras en el Auditori a cargo de la OBC: 'La peste' de Gerhard, una pieza raramente interpretada y 'Les Illuminations' de Britten, con el Ensemble O Vos Omnes del Auditori, el Cor de Cambra del Palau y el Cor Madrigal, con la OBC dirigida por Francesc Prat y con el tenor Ian Bostridge como solista.