Estreno teatral

Sílvia Munt se enfrenta al 'Desig' de Benet i Jornet en el TNC

  • La directora acerca la obra al espectador de la Sala Gran con el público a dos bandas y un escenario central donde actúan Laura Conejero, Anna Sahun, Carles Martínez y Raimon Molins

Anna Sahun (izquierda) y Laura Conejero, en un momento de ’Desig’, en el TNC.

Anna Sahun (izquierda) y Laura Conejero, en un momento de ’Desig’, en el TNC. / David Ruano / TNC

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

El TNC recupera a partir de este jueves un texto clave del añorado Josep Maria Benet i Jornet (1940-2020), 'Desig', 30 años después del estreno de la obra en el Teatre Romea en 1991. Entonces fue Sergi Belbel, discípulo del autor, quien dirigió el montaje interpretado por Lluís Soler, Josep Maria Pou, Àngels Poch e Imma Colomer. Ahora la obra llega con una visión femenina, la de Sílvia Munt, que ha convertido la Sala Gran del TNC en una sala a dos bandas para que el público pueda seguir más de cerca un montaje protagonizado por Laura Conejero (Ella), Anna Sahun (La Mujer), Carles Martínez (El Marido) y Raimon Molins (El Hombre). El deseo, el miedo, la memoria, la insatisfacción y la atracción entre personas del mismo sexo afloran en una trama crítptica compuesta y con muchas capas que el público va descubriendo. La acción transcurre en un solo día a las afueras de una población donde un matrominio tiene una segunda residencia.

"Es una obra muy valiente que da mucha libertad tanto en la interpretación como en la puesta en escena porque todo en ella está sugerido. He tenido que releer cada frase para captar lo que Papitu quiso explicar", comenta Munt. El mundo onírico y el mundo real se mezclan. "Hemos intentado darle un tono más poético y tratarlo desde la emoción para que el público conecte desde el principio". La intimidad que requiere el montaje ha llevado a crear una escenario central, con pocos elementos. "Todo es mucho más complejo con este tipo de puesta en escena -admite la directora- pero tener al público tan cerca dota el espectáculo de una magia especial".

"La obra habla de contradicciones internas y aunque utiliza a dos personajes femeninos, hay mucho del autor en ella"

Silvia Munt

La huella de la educación franquista del autor se deja notar en la historia de esta pareja en crisis cuya esposa se verá sorprendida por un personaje de un pasado. "La obra habla de contradicciones internas y aunque utiliza a dos personajes femeninos, hay mucho del autor en ella", dice Munt. La directora que se dio a conocer como actriz de cine ha dedicado los últimos años al dirigir teatr pero en septiembre volverá a ponerse tras la camara con un nuevo proyecto.

Otro estreno

Otro misterio, en este caso de una familia aparentemente perfecta, está en la base de 'La casa del dolor', del dramaturgo y director valenciano Víctor Sánchez Rodríguez. El montaje, una coproducción con Institut Valencià de Cultura, se estrena al fin este miércoles tras varios aplazamientos a causa del covid. Estará en cartel hasta el 20 de febrero y recalará en el Principal de Castellón el 5 de marzo y en el Teatre Principal de Valencia del 11 al 13 de marzo.

Pol Monen, Lina Lambert, Júlia Genís, Carles Sanjaime, Antonio Escámez y Amparo Fernández interpretan la pieza protagonizada por una familia que se desmorona cuando Juli, el hijo que se ha graduado en piano como primero de su clase, no aparece en la celebración que han preparado en casa. Su ausencia provocará una búsqueda que descubrirá no solo al verdadero Juli, sino la cara verdadera de los miembros del clan.

Noticias relacionadas

Cada uno elige su propio camino de "expiación y autoconocimiento", ha explicado el autor en rueda de prensa desde el TNC. Juli simboliza todas aquellas aspiraciones de la familia. "Él mismo intenta ser un buen hijo y hermano. Pero también refleja todos los fantasmas y carencias de ese hogar", ha señalado Pol Monen, que encarna al personaje principal. Para Lambert, la madre de Juli en la obra, la desaparición del hijo provoca un viaje interior. "Todos piensan que están buscando a alguien, pero en realidad se están buscando a sí mismos".

'La casa del dolor' forma parte del ciclo 3D (3 dramaturgias), proyecto impulsado por la directora del TNC Carme Portaceli para producir textos de autores del territorio de habla catalana sobre temas clave de nuestra sociedad. Si en 'Nosaltres (A nosotros nos daba igual)', de Helena Tornero hablaba de inmigración, 'La casa del dolor' de centra en la aceptación del otro, que para Portacelli es "clave para entender el siglo XXI" porque "los totalitarismos están en contra de la diferencia".