Tragedia

Muere el actor Gaspard Ulliel a los 37 años tras un accidente de esquí

El doble ganador del premio César no pudo recuperarse del fuerte traumatismo craneal tras un choque contra otro esquiador

Imagen de archivo del actor francés Gaspard Ulliel. EFE/EPA/JULIEN DE ROSA

Imagen de archivo del actor francés Gaspard Ulliel. EFE/EPA/JULIEN DE ROSA

3
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

El actor francés Gaspard Ulliel falleció este miércoles a los 37 años, un día después de haber sufrido un aparatoso accidente de esquí que lo mantenía hospitalizado en un estado de máxima gravedad, confirmó la prensa francesa.

La cadena 'BFM TV', que avanzó la noticia, confirma que el doble ganador del premio César no pudo recuperarse del fuerte traumatismo craneal tras un choque contra otro esquiador en la estación de La Rosière, en los Alpes franceses, donde fue recuperado en helicóptero y trasladado al hospital de Grenoble.

La Fiscalía de Albertville ha abierto una investigación para esclarecer las causas del accidente en una pista de Saboya.

En un escueto comunicado a los medios, su agente confirmó que Ulliel murió este miércoles "víctima de un accidente de esquí", cuando disfrutaba de una de sus grandes pasiones en una pista azul, nombre que reciben las de nivel bajo o medio.

El actor tiene un hijo de seis años junto a la modelo Gaëlle Pietri, que hace unos días compartía en Instagram una foto esquiando junto al pequeño.

Nacido en 1984, su carrera comenzó en la televisión a muy temprana edad y con diecisiete años ya logró introducirse en el star system galo gracias a su participación en la superproducción fantástica 'El pacto de los lobos', en la que aparecía junto a Vincent Cassel y Monica Belluci. A partir de ese momento se convirtió en un habitual de repartos untuosos: en 'La máscara del faraón: Belphegor, el fantasma del Louvre' trabajó junto a Sophie Marceau, Michel Serrault y Julie Christie y en 'Besen a quien quieran', junto a Charlotte Rampling, Jacques Dutronc o Carole Bouquet.

Por entonces no sabía que él mismo se convertiría en una estrella temprana. Su primer protagonista fue a las órdenes de André Téchiné en 'Fugitivos', un drama bélico en el que interpretaba a un joven que ayudaba a escapar a una madre y a sus hijos de las tropas alemanas. Le siguió 'Largo domingo de noviazgo', de Jean-Pierre Jeunet y junto a la chica del momento, Audrey Tautou. Tenía veinte años y estaba lanzado, incluso ganó el Cesar a la gran promesa masculina del año, y a continuación le llegó una irresistible oportunidad, interpretar a un joven Hannibal Lecter en 'Hannibal, el origen del mal’. La película no fue bien recibida y volvió a Francia buscando proyectos interesantes. Trabajó con el afamado Rithy Panh en 'Un barrage contre le Pacifique' y con Bertrand Tavernier en 'La princesa de Montpensier'. 

Parecía irremediable que comenzara a coquetear con el mundo de la moda, ya que su padre era estilista y su madre directora de show de pasarela. En 2010 se convirtió en la imagen del perfume Bleu de Chanel y una de las cosas que le convencieron, ya que no se atrevía a dar ese paso, fue que el spot iba a ser dirigido por Martin Scorsese, uno de sus grandes ídolos. Su gran papel en el cine también estuvo relacionado con la alta costura ya que encarnó con un espectacular poder de magnetismo a Yves Saint Laurent en el muy poco convencional biopic 'Saint Laurent' que dirigió Bertrand Bonello. 

Noticias relacionadas

Su segundo César llegaría gracias a Xavier Dolan y su teatral 'Solo en el fin de mundo', en la que interpretaba a un enfermo terminal. En estos momentos estaba a punto de dar otro paso de gigante dentro de su trayectoria, ya que había sido fichado por Marvel para introducirse dentro de su universo de la mano del villano Midnight Night en 'Caballero Luna', junto a Oscar Isaac y Ethan Hawke, que podremos ver en Disney + el próximo 30 de marzo. Su última película, todavía sin estrenar se llama 'Plus que jamais', junto a Vicky Krieps y Liv Ullman. Se encontraba preparando otra película junto a Bertrand Bonello, su director fetiche. 

El primer ministro francés, Jean Castex, lamentó este miércoles la trágica pérdida del joven actor. "A partir de ahora veremos con el corazón en un puño sus más bellas actuaciones y su particular mirada. Perdemos un actor francés", dijo Castex en Twitter.