Híbrido de géneros

'Express', un 'thriller' atípico que no solo habla de secuestros

La primera serie original española de Starzplay se estrena este domingo, 16, en España, Francia y Latinoamérica

El creador de 'Vis a vis' utiliza la excusa del delito rápido para reflexionar sobre una sociedad que vive muy deprisa

Maggie Civantos, como Bárbara Vázquez, en la serie ’Express’.

Maggie Civantos, como Bárbara Vázquez, en la serie ’Express’. / The Mediapro Studios

4
Se lee en minutos
Inés Álvarez
Inés Álvarez

Periodista

Especialista en programas de televisión y series

Escribe desde Barcelona

ver +

Bárbara Vázquez, una psicóloga criminalista que fue víctima de un secuestro exprés, decide liderar un grupo de intervención rápida para llegar allí donde la policía no lo hace. Este es el hilo argumental del que tira ‘Express’, la primera serie original de Starzplay en España, que estrena este domingo, 16, para contar mucho más: cómo vivimos en una sociedad en la que todo va rápido. La comida es exprés, los divorcios, los viajes… y también el delito. El proyecto cuenta con dos pesos pesados de ‘Vis a vis’: la protagonista, Maggie Civantos, y el creador, Iván Escobar.

La ficción es un híbrido de géneros ( ‘thriller’, comedia…), por lo que se mezcla con naturalidad la violencia con la ternura, la acción y el humor, y confluye un elemento futurista (la sede de la organización y los métodos empleados para dar con los secuestradores lo son) con algo tan tradicional como la vida familiar (aunque esta esté desestructurada).Todo eso se vehicula a través del personaje que interpreta Civantos. “Es muy inteligente haberlo hecho de esa manera, porque empatizas desde el minuto uno. Las mujeres de hoy en día tienen que correr en todas sus facetas y esa es una consecuencia de esta vida exprés que llevamos”, cuenta. 

Explica la actriz que, su personaje es una antiheroína. “Una mujer de verdad, que no es perfecta, que se equivoca”. Y que puede ser vulnerable en ocasiones y determinante y agresiva en otras. “Una mujer que quiere estar en todos los frentes; intenta ser madre, intenta ser policía, intenta ser esposa y, claramente va fallando en todo", detalla Iván Escobar, creador, ‘showrunner’ y guionista junto a Antonio Sánchez Olivas y Martín Suárez, mientras reconoce la importancia de los personajes femeninos en la serie. "Ese relato de los perdedores es lo que me parece más atractivo”, confiesa.

Democratizar el delito

El miedo también es otro de los elementos muy presentes en esta ficción de ocho capítulos producida por Starzplay y The Mediapro Studio. Algo que instaura la inquietante moda de secuestros exprés que vive esa España del futuro recreada en la serie. “Un delito que en Latinoamérica es actualmente una auténtica plaga, y que está llegando aquí, porque no necesita una gran infraestructura. Esa facilidad para delinquir democratiza el delito y el miedo”, advierte Escobar. 

Un miedo al que Bárbara no se quiere enfrentar. “Y eso tiene sus consecuencias. Porque mientras ella no está bien, no estará bien con su familia. Tiene que enfrentarse a su pasado para vivir un presente más sano”, reflexiona Civantos sobre su personaje, que, como aún no ha superado el trauma vivido, sigue durmiendo en el maletero de su coche, como en el día de su secuestro.

Conflictos familiares

No menos importante son sus conflictos familiares: su relación con un exmarido (Santa/ Esteban Meloni) del que no se acaba de separar, pero al que no perdona que le fallara en el peor momento de su vida; una hija adolescente (Gus/ Alba Plabas) con la que choca constantemente, y una pequeña (Camila/ Manuela Rojas) que vive sus problemas en silencio. Elementos estos que sirven para hacer de ‘Express’ un ‘thriller’ diferente, sin tiros ni persecuciones al estilo americano. Porque en eso las series españolas no salen bien paradas --“los americanos tienen más dinero y lo hacen mejor”, advierte Escobar-, pero sobre todo porque se quería ofrecer “una mirada más poliédrica de la vida” y centrarse en el componente emocional y en las sensaciones. Sin dejar de lado la tensión, la violencia y el ritmo trepidante.

La protagonista, que rompe con la policía por no estar de acuerdo con el protocolo que esta aplica en los secuestros, acaba formando otra familia paralela con los miembros de la organización antisecuestros de una aseguradora propiedad de Ortega (Kiti Mánver), una mujer de hierro que tiene com asistente a Santiago (Vicente Romero), un tipo gracioso en apariencia, pero con un fondo de psicópata, que pone el punto de la comedia.

Un grupo atípico

Noticias relacionadas

 “Un grupo de personas que considera que son los mejores para resolverlos”, explica la actriz. Ellos son: Dulce (Loreto Mauleón), una virtuosa con los drones; Leo (Bernardo Flores), un joven exconvicto con experiencia como secuestrador); Zero (Omar Banana), un friki condenado como hacker, y Maribel (Ana Marzoa) una mujer casi ciega con un oído prodigioso. “Es muy divertido ver a esta familia en la que no tienen nada que ver uno con el otro”, comenta Civantos.

Sostiene Civantos, que pese a ser una serie de entrenamiento, se pueden hacer reflexiones sobre los conflictos, también morales, que se suceden. Y añade: "Hay varias tramas abiertas a lo largo de la temporada, pero siempre hay una latente, que es el dolor que ella siente”,. El de una herida que cada caso reabre.