Crítica de música

José Luis Perales, el triunfo de un señor normal en Cap Roig

El autor de ‘¿Por qué te vas?’ recorrió con buena caligrafía su popular cancionero de intimidades en la muestra de Calella de Palafrugell, dentro de su gira de despedida de los escenarios

Concierto de José Luis Perales en Cap Roig. / FERRAN SENDRA / VÍDEO: EFE

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

José Luis Perales, ese señor normal de Cuenca que, para buscar la inspiración, sale a pasear al campo (“donde, a veces, me esperan las musas”), representa el triunfo de la canción sobre el carisma y la excentricidad de la estrella. Discreta factoría de éxitos con patas, en otras voces o en la suya, trajo este viernes a Cap Roig esa gira de despedida que, a los 76 años, lo certifica como campeón de la tonada interiorista transversal, invocando siempre al sentimiento puro y entendiendo quizá que el cinismo es una forma de superioridad moral.

Con su secular falta de glamur, pero con el atril bien surtido (23 canciones), Perales recorrió sus casi cinco décadas de obra discográfica con detalle y buena caligrafía, soltando éxitos desde el principio, como ese ‘Me llamas’ (“y sales a la calle, buscando amor”), que cobró altura con un crecido empaque de piano y saxo a lo E Street Band. Banda de siete músicos, presta a la cenefa de flauta campestre en ‘Cosas de Doña Asunción’ y a reconstruir la intimidad originaria de piezas como la primeriza ‘Celos de mi guitarra’ o ‘El amor’, sentimiento este que, dice la letra, “es una boca con sabor a miel”.

Reivindicar lo suyo

Noticias relacionadas

Perales cursi, Perales sensiblero, pero conocedor de los caminos que desarman al oyente, un don que en su día atrajo a las primeras espadas de la escena. Al igual que Aznavour o Conte, él también fue primero autor y luego cantante, y el recital tuvo algo de orgullosa exhibición de sus logros en bocas ajenas: Mocedades (que triunfaron con ‘Le llamaban loca’, con leísmo y todo), Rocío Jurado (“la más grande”, intérprete de ‘Qué no daría yo’) o Raphael (‘Frente al espejo’). Y Jeanette, que dio vida a ‘¿Por qué te vas?’. Una voz rompió ahí el viento apuntando al palco de autoridades, donde se había visto al presidente del Barça: “¡Laporta, cántala!”, gritó el periodista Albert Soler, mientras Perales se disponía a acompañar el luto con su vieja melodía: “junto a la estación hoy lloraré igual que un niño / por qué te vas”.

Los últimos trofeos: ‘Un velero llamado libertad’, citando a sus amigas las gaviotas, el melodrama de ‘¿Y cómo es él?’ y la declaración de amor cósmica: “Te quiero, como la tierra al sol”. Perales, libro abierto en un Cap Roig subyugado, camino de esas tres noches de otoño anotadas en el Auditori del Fòrum.