Crítica de cine

'El informe Auschwitz': la semilla del odio

Peter Bebjak nos adentra en los dominios de este espacio infernal utilizando recursos del thriller de tensión consiguiendo crear imágenes muy poderosas

Estrenos de la semana. Tráiler de 'El informe Auschwitz'

Madrid

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Hay tantas historias sobre el nazismo y el genocidio como cada una de las personas que sufrieron sus consecuencias. Pueden ser anónimas, como el protagonista de ‘El hijo de Saúl’ o heroínas como Irena Sendler, de la que Gal Gadot prepara un biopic. Los protagonistas de ‘El informe Auschwitz’ tienen su peso dentro del devenir histórico. Fueron Alfred Wetzler y Rudolf Vrba, dos judíos eslovacos que permanecieron durante años en el campo de concentración recogiendo pruebas de las atrocidades que allí se cometían. Tras conseguir escapar, escribieron un documento que se convirtió en el primero que puso cifras al exterminio. 

Peter Bebjak nos adentra en los dominios de este espacio infernal utilizando recursos del thriller de tensión consiguiendo crear imágenes muy poderosas. Se siente el hedor, el frío, el miedo, las condiciones infrahumanas tras las alambradas en una atmósfera mortuoria repleta de sombras que en ocasiones adquiere tonalidades anaranjadas de una enorme fuerza expresiva. También maneja con habilidad el vértigo de la huida desde una perspectiva inmersiva a través de angulaciones esquinadas. 

‘El informe Auschwitz’ es un irreprochable documento histórico y una excelente pieza cinematográfica que, además, adquiere todavía una dimensión más importante en sus minutos finales, que conecta las semillas de la ideología fascista del pasado con la del presente, con discursos llenos de odio por parte de dirigentes como Bolsonaro, Le Pen, Trump o Wilders.