LO QUE NO SABÍAS DE...

Las curiosidades de la comedia agridulce 'Dating Amber'

  • La trama está inspirada en las propias experiencias de juventud del director

  • La escena donde los chicos van en bicicleta por un campo de tiro está basada en la realidad

  • El protagonista sufrió heridas y rasguños durante las secuencias del entrenamiento militar

David Freyne, a la derecha, en una pausa del rodaje.

David Freyne, a la derecha, en una pausa del rodaje. / ELAMEDIA ESTUDIOS

Se lee en minutos

La soledad, el desconcierto, las humillaciones que sufren los jóvenes cuando descubren su homosexualidad han sido el tema de varias películas pero quizás son menos las que han abordado el tema en un tono más ligero y menos dramático. Esta es la intención de la recién estrenada Dating Amber, una comedia agridulce escrita y dirigida por el irlandés David Freyne, autor de The cured, que protagonizó Ellen (ahora Elliot) Page, con la que obtuvo varios galardones en festivales dedicados al cine fantástico. Los protagonistas son dos jóvenes actores pero con una sólida carrera, sobre todo en televisión: Finn O’Shea y Lola Petticrew, además de veteranos que interpretan a sus padres como Sharon Horgan (vista en Noche de juegos y ¡Que suene la música!), Barry Ward (protagonista de Jimmy’s Hall, de Ken Loach) y Simone Kirby, que también aparecía en esta cinta así como en la serie Peaky Blinders.

La trama se centra en dos jóvenes, Eddie y Amber. Ambos han descubierto que se sienten atraídos por personas de su mismo sexo y sus compañeros de colegio se han dado cuenta de ello por lo que son objeto de continuas burlas. Hartos ya de esta situación deciden poner en marcha un plan: fingir que son pareja. Él es hijo de un militar y su padre pretende que siga sus pasos por lo que intenta satisfacerle presentándose a unas pruebas para lograrlo. Ella sueña con dejar su triste localidad e instalarse en Londres para disfrutar de un ambiente liberal. Su relación se irá estrechando cada vez más y les ayudará a superar los problemas que surjan por el camino. El director, David Freyne, nos cuenta las curiosidades de esta original y refrescante película.

-Basada en hechos reales. “Siempre digo que este guion es, en parte, autobiográfico y que, en parte, tiene un componente de lo que me hubiera gustado que fuera. Mucho de lo que hay en la película ocurrió de verdad, sobre todo las partes que suscitan mayor vergüenza. Yo tenía una amiga en el colegio que más tarde salió del armario, como lesbiana, al igual que yo, que salí más tarde para revelarme como gay. Así que la película va de “y si dejáramos de fingir para acabar con el abuso”.

-La elección de los protagonistas. “Fionn y Lola son actores absolutamente extraordinarios. Sabía que serían capaces de hacer a la perfección toda la comedia y el drama que requerían los papeles. Pero más importante para mí era dar con dos actores entre los cuales hubiera química. El público tiene que creer el vínculo que hay entre ellos. Así que el momento del casting de ambos juntos iba a ser el momento clave, con los dos juntos en la sala. Y la cosa fue sobre ruedas. Lo que no me esperaba era que llegasen a ser amigos tan rápidamente, que es uno de los motivos por los que la película funciona. El espectador siente esa cercanía”.  

La complicidad entre los dos protagonistas fue vital para la película.

/ ELAMEDIA ESTUDIOS

-Recuerdos de infancia. “El filme transcurre en 1995, que es cuando yo era niño, así que siento nostalgia por la época. Pero también supuso un punto de inflexión en Irlanda. Se acababa de despenalizar la homosexualidad, en el año 1993 para ser precisos, y hubo un importante referéndum sobre el divorcio en 1995, lo cual significó el principio del final del control de la iglesia católica sobre el país. Pero creo que la película puede ambientarse en cualquier momento, en cualquier país. Hay Eddies y Ambers por todas partes”.  

-Un cuarto de infancia. “La habitación de Eddie es básicamente la mía cuando yo era niño. Son todo cosas militares, cosas súper macho. Y la habitación de Amber es la mía unos años más tarde, cuando yo era más presumido y punk. Ambos personajes son dos facetas de mi personalidad”. 

Las habitaciones de los chicos rememoran el cuarto del director en dos épocas distintas.

/ ELAMEDIA ESTUDIOS

-Viajando a los 90. “Nos lo pasamos muy bien recreando los 90. Fue simplemente revivir nuestra juventud. Y mucho tiene que ver con los colores y tonos usados para crear ese ambiente. Y lo que es divertido es que, para otros países, igual puede tener el aspecto de los 80. Irlanda iba rezagada. Tenía mucho interés en colocar la camiseta de Feile que lleva Sarah, la chica que le gusta a Amber. Si parpadeas, no la ves, pero Feile era un gran festival de música irlandesa que se celebraba cada año. Era nuestro Glastonbury, pero dejó de celebrarse en 1996. Ahora hay otros festivales, pero no son tan buenos”.

-Montando en bicicleta. “La escena en que Eddie y Jack, montados en bicicleta, van directos a un campo de tiro, son derribados por soldados y se caen de sus bicicletas, nos pasó realmente a mí y a mi hermano. Vivíamos en un pueblo militar, así que estábamos rodeados de entrenamientos militares y de tanques. Nuestro patio de juego era un campo de batalla un tanto extraño”.  

La escena de la bicicleta en el campo de tiro ocurrió realmente.

/ ELAMEDIA ESTUDIOS

-Comidas adaptadas a la época. “Eran los años 90, así que lo que comíamos no era muy exótico. Me sorprende que no acabáramos teniendo todos escorbuto. Me encanta que la madre de Amber haga pollo kiev para una ocasión especial. Era el colmo de la sofisticación para entonces”.  

-Un duro entrenamiento. “El pobre Fionn sufrió sus rasguños y heridas rodando las escenas del adiestramiento militar. Es fantástico, nunca se queja, pero sí recuerdo que durante una de las importantes secuencias de entrenamiento tuvo que arrastrarse en el barro bajo una lluvia glacial durante una hora. Sólo nos enteramos al final de que se había cortado en las rodillas. Es un auténtico soldado”.      

Finn O'Shea sufrió heridas durante las escenas del entrenamiento militar.

/ ELAMEDIA ESTUDIOS

-Rodando con ovejas. “Escribí el guion pensando a propósito en que hubiera ovejas, porque en mi país están por todas partes, pero son difíciles de domar, así que no me esperaba que al final fuesen a figurar. Pero nuestra diseñadora de producción, Emma Lowney, contrató a un pastor local para las secuencias iniciales, así que en un momento dado logramos captar unas 50 ovejas cruzando una carretera justo delante de la cámara mientras Eddie pasa de largo montado en bicicleta. Fue asombroso”.    

-De rodaje por Dublín. “Esas escenas fueron muy divertidas de rodar. Recorrimos la ciudad buscando cualquier rastro que tuviera todavía un aire, aunque fuese vagamente, de los 90. Creo que la escena en la que canta la drag queen es mi favorita de toda la película. Es un momento sumamente mágico, un encuentro de ensueño con la escena gay. Es un plano de dos minutos en el que uno llega a sentir todo lo que son, en esencia, Eddie y Amber”.

La escena con la 'drag queen' es la favorita del director.

/ ELAMEDIA ESTUDIOS

-Besos entre risas. “Esas escenas siempre son delicadas, pero afortunadamente muchas de ellas son cómicas, así que producen menos estrés. Los besos entre Eddie y Amber fueron sencillamente hilarantes. Son tan torpes… sobre todo cuando hay público delante. No podíamos parar de reírnos detrás de la cámara”.  

Los actores se mostraron muy torpes en las escenas de los besos.

/ ELAMEDIA ESTUDIOS

 

Te puede interesar