5.000 personas en el Wizink Center

Raphael la lía con el concierto más masivo de la pandemia

Críticas en las redes al recital, cuya organización alega que cumplió las medidas de seguridad

Ayuso recuerda que el recinto estaba al 30% pero avisa de que suspenderá eventos de este tipo si la pandemia empeora

Polémica por el concierto masivo de Raphael en el Wizink Center. / EFE / KIKO HUESCA / VÍDEO: EUROPA PRESS

4
Se lee en minutos

El último concierto de Raphael, celebrado el sábado por la noche en el Wizink Center de Madrid, ha desatado una fuerte controversia al haber reunido a más de 5.000 personas, precisamente cuando la mayoría de comunidades autónomas españolas están endureciendo las restricciones de cara a la Navidad.

Desde que el pasado mes de marzo estas mismas gradas del Wizink Center de Madrid recibieran a 10.000 personas para disfrutar de Camela, ningún otro evento musical en España había recibido a tanto público. La organización ha alegado que el concierto se celebró con todas las medidas y precauciones sanitarias activadas. SIn embargo, las imágenes de las gradas han desatado una ola de críticas en las redes sociales.

"Qué felicidad más grande tenerles enfrente. Esta noche es muy importante para mí y sé que para muchos de ustedes también, que esto empiece a rodar", clamó el veterano cantante.

Raphael, durante el concierto para celebrar 60 años de carrera en el Wizink Center de Madrid.

/ Efe / Kiko Huesca

El evento celebraba los 60 años en la carrera de Raphael, un aniversario que hace solo unas semanas motivó el lanzamiento del disco 'Raphael 6.0', en el que versiona con dúos de altura canciones ajenas igualmente míticas, como 'Resistiré', 'Se nos rompió el amor' o el 'Me olvidé de vivir' que popularizó Julio Iglesias.

Raphael interpretó una treintena de temas en un recital que se prolongó durante 2 horas y 15 minutos.

"¡Qué bonita noche! Muchas gracias. Y que el año que viene nos volvamos a ver con todo arreglado, ¡cuídense mucho!", pidió el artista, que este domingo volverá a una nueva y última cita en este espacio.

Ayuso: "Estaba al 30%"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado que el concierto de Raphael en el Wizink Center de la capital era "seguro" y cumplió con todos los protocolos, pero ha avisado de que suspenderán eventos de este tipo si aumenta la incidencia acumulada de casos en la región.

"Yo entiendo a la sociedad cuando ve un concierto como el de ayer, en el que además la imagen confunde porque el Wizink Center tiene una capacidad para 16.000 personas y ayer estaba al 30%. Ahora que no vamos a poder estar con los nuestros más de seis personas estos días, entiendo ese malestar", ha expresado la presidenta regional tras asistir a la manifestación convocada en el centro de Madrid contra la 'ley Celáa'.

Sin embargo, ha subrayado que si la incidencia acumulada fuera "preocupante" de aquí en adelante se suspenderían todos estos eventos "porque ya los aforos son tan bajos que lo siguiente es la suspensión".

Así, ha apuntado que el Wizink Center, pese a estar cerrado, renueva el aire cada 12 minutos, tiene diferentes entradas y salidas y se contaba con "doble mascarilla". Además, ha apostillado que todos los asistentes quedaron registrados para facilitar los rastreos si hubiera algún problema.

"El concierto de ayer se celebró en condiciones de seguridad", ha afirmado Ayuso, a lo que ha añadido que la mayoría de los contagios se están produciendo en el ámbito doméstico. "Los ciudadanos puedan estar seguros con estos conciertos, pero si sube la incidencia que sepan que se suspenderán", ha indicado.

La dirigente madrileña ha trasladado que se mantendrán "vigilantes" para que no se produzcan incidentes y se respeten las medidas de seguridad no solamente en conciertos, sino también en celebraciones como Nochebuena y Nochevieja.

Wizink Center: "Estaba al 25%

Noticias relacionadas

El Wizink Center asegura que aunque el cantante hubiese llenado el aforo del recinto, por protocolo sanitario solo se le permitió un 25% de la capacidad total del recinto y fueron 4.368 personas las que llenaron los asientos habilitados, cuando por normativa se hubiese podido activar hasta el 40% del aforo, han señalado desde la sala. "La norma establece un asiento de distancia entre el público, mientras que en esta ocasión la distancia se duplicó hasta dos asientos, lo que representa más de un metro de distancia, e incluso no se usaron las filas de delante y detrás del público asistente lo que aislaba totalmente a los grupos de asistentes", han apostillado.

En esta línea, han afirmado que como es habitual en los grandes conciertos, días antes del concierto se celebró la reunión de Seguridad en la Delegación de Gobierno de Madrid, en la que la Dirección de Seguridad del Wizink Center planteó el Plan de Seguridad del concierto, que recibió "el visto bueno tanto de la Delegación de Gobierno, como de Bomberos, Protección Civil y Policía Municipal", han manifestado desde la sala de conciertos. Y quea cada uno de estos sectores se entraba por puertas diferencias, de las más de 50 que se abrieron, con sistemas de toma de temperatura, dispensadores de geles desinfectantes y control de entradas sin contacto físico. "Lógicamente, era obligatoria en todo momento el uso de mascarilla y el público dispuso de un sistema informático para solicitar bebida y comida a sus asientos para evitar la circulación por los pasillos", han añadido. El protocolo de Seguridad también incluía un número adicional de informadores y acomodadores, tanto en el exterior como en el exterior del recinto para evitar concentración de personas, lo que hizo que la entrada como la acomodación "fuese muy fluida". Y se hizo test de antígenos a los casi 300 profesionales que trabajaron en la organización, horas antes de comenzar el concierto.