Un enclave decisivo

'Viva Wisconsin'

El estado que amamanta las aspiraciones presidenciales de Biden es algo más que cerveza, queso y polca

Los electores hacen cola para votar ante el Ayuntamiento de Trenton, Wisconsin. 

Los electores hacen cola para votar ante el Ayuntamiento de Trenton, Wisconsin.  / ERIC MILLER / REUTERS

Se lee en minutos

'Viva Wisconsin' (escrito así, en castellano) es el título de un disco en directo publicado por el trío de Milwaukee Violent Femmes en 1999. Practicantes de un folk punk arrebatado que combinaba en sus inicios el desapego y la furia adolescentes con las perturbadoras visiones religiosas del cantante y compositor Gordon Gano, los Violent Femmes se consolidaron rápidamente como una de las bandas más personales y populares de la oleada de rock alternativo que barrió Estados Unidos en los años 80 y aún hoy, casi cuatro décadas después de la publicación de su espléndido primer elepé, siguen siendo la banda de rock más perdurable (cierto, también está Bon Iver) entre las surgidas de la algo famélica escena de Wisconsin; un estado en el que la forma musical más extendida y apreciada es… la polca. [Sigue la última hora del escrutinio de las elecciones de EEUU en directo]

Échenle la culpa al masivo contingente de inmigrantes alemanes que entre los años 1830 y 1860 se asentaron en la región de los Grandes Lagos en busca de nuevas oportunidades económicas y huyendo de las revoluciones liberales que en 1848 agitaron los estados de la Confederación Germánica. Los alemanes no tardaron en constituir el grupo de población más dinámico e influyente en ciudades como Milwaukee (que llegó a ser conocida como la 'Atenas alemana') y, una vez infiltrados en el poder político local, instauraron y desarrollaron en la región una poderosa industria cervecera. Pabst, Miller, Schlitz, Blatz y otras marcas más o menos distinguidas salieron de allí.

La lechería de América

Durante décadas, la leche y la cerveza, dos elementos que no hay que mezclar bajo ninguna circunstancia, fueron las principales fuentes de riqueza de Wisconsin. El estado que este miércoles ha caído del lado de Joe Biden y amamanta así sus opciones de alcanzar la Casa Blanca es también conocido como 'la lechería de América'. Y, de alguna manera, la leche y la cerveza siguen marcando hoy la vida de los wisconsinitas, conocidos entre los habitantes de los estados vecinos con el simpático apelativo de 'cabezas de queso' y poseedores de uno de los índices de consumo de alcohol por habitante más altos de todo el país (no es extraño que el ilusionista Harry Houdini, que creció en Appleton, optara por el escapismo).

De los Milwaukee Brewers a Liberace

El equipo profesional de béisbol de Milwaukee lleva el nombre de Brewers (esto es, Cerveceros) y durante la séptima entrada de los partidos que juega como local en el estadio de Miller Park suena por la megafonía la 'Polca de la cerveza', casi siempre en la versión del acordeonista Frankie Yancovic. De hecho, la 'Polca de la cerveza' es algo así como el himno oficioso de Wisconsin. Además de acompañar a los Brewers, también se interpreta con asiduidad en los encuentros de los Green Bay Packers (fútbol americano) y los Milwaukee Bucks (baloncesto), así como en las diversas competiciones deportivas que acoge la Universidad de Wisconsin-Madison.

La 'Polca de la cerveza' era también, cómo pasarlo por alto, el momento cumbre en los desbordantes recitales de uno de los músicos más celebres salidos de 'la lechería de América': el abigarrado pianista Liberace, monarca del exceso rococó y la cirugía estética 'kitsch' que nació en West Allis en 1919 y reinó con maneras austrohúngaras en las noches de Las Vegas.

Una guitarra universal

Así las cosas, la aportación más relevante de Wisconsin a la historia del rock tiene más que ver con la ingeniería que con la música. Se la debemos a Lester Williams Polsfuss, un guitarrista nacido en 1915 en Waukesha en una familia de origen alemán que, tras iniciar una carera como instrumentista con el nombre artístico de Les Paul, diseñó y construyó en 1941 una de las primeras guitarras eléctricas de cuerpo macizo. La nómina de guitarristas eminentes que han forjado su leyenda abrazados a una Gibson Les Paul (de Chuck Berry a The Edge y de Jimmy Page a Mick Jones) es tan extensa que precisaría un artículo aparte.

De este aparente erial cultural salieron Frank Lloyd Wright, Orson Welles, Nicholas Ray y Howard Hawks

Te puede interesar

Wisconsin no es, en cualquier caso, un estado que se haya distinguido históricamente por la riqueza de su escena musical más allá de la polca. Ni por la fertilidad de su vida cultural, ya puestos, por más orgullo que muestren sus habitantes al hablar de eventos como el Oktoberfest de La Crosse, los Bratwurst Days de Sheboygan, los Polka Days de Pulaski y los Cheese Days de Monroe. Una notabílisima excepción en este pequeño erial es el magnífico conjunto arquitectónico de Taliesin, donde el wisconsinita universal Frank Lloyd Wright instaló su cuartel general en los años 30 del pasado siglo.

También llama la atención que un lugar en apariencia tan poco estimulante desde el punto de vista artístico e intelectual, donde la expresión 'festival cultural' es sinónimo de polca, cerveza y queso, diera al mundo cineastas tan mayúsculos como Orson Welles (nacido en Kenosha en 1915), Nicholas Ray (Galesville, 1911), Howard Hawks (nacido en 1896 en Goshen, Indiana, pero criado en Neenah), Joseph Losey (La Crosse, 1909) y, en un registro algo diferente, el trío Zucker, Abrahams, Zucker, que salió de las calles de Shorewood para alcanzar un puesto de privilegio en el cielo de la comedia con 'Aterriza como puedas' y todo lo que vino después. Cada una de las películas de estos gigantes es otra buena razón para gritar ‘Viva Wisconsin’.