24 nov 2020

Ir a contenido

IDEAS

Fotograma de ’Possessor’, de Brandon Cronenberg

Sitges 2020: un presente prometedor ante un futuro incierto

Desirée de Fez

Centrándonos solo en lo artístico, las respuestas sobre la salud del género que nos ha dado Sitges en su edición más difícil no pueden ser mejores

Mucha variedad, voces femeninas y maestros en construcción. Éste sería un posible resumen. Justo el año que, por razones obvias, parecía que lo extracinematográfico iba a robarle el protagonismo a las películas, el festival de Sitges ha afrontado una de las ediciones en las que más se ha hablado sobre cine y más posible ha sido tomarle el pulso al fantástico y al terror contemporáneos.

Cuando desaparecen las prisas, la inercia y una visión clara del futuro aparecen los interrogantes: ¿En qué punto estamos? ¿Cómo es el cine que tenemos? ¿Y el que nos espera? ¿En qué estado están estos géneros que tanto amamos? Y, centrándonos solo en cuestiones artísticas, sin entrar en cómo está afectando todo esto a la producción, distribución y exhibición de películas, las respuestas que nos ha dado Sitges en su edición más difícil no pueden ser mejores.

De las muchas cosas que prueban el buen estado del fantástico y el terror, es importante destacar tres. Una es la variedad de propuestas. Hay cierta propensión a un cine alegórico y se echa de menos la apuesta de los cineastas por el terror puro y sin coartadas, pero no se recuerdan muchas temporadas tan liberadas de tendencias genéricas, temáticas o estilísticas. Y eso es buenísimo porque indica –e implica– una visión abierta de ambos géneros y una búsqueda de nuevas maniobras de acercamiento a ellos.

Otra evidencia maravillosa es la consolidación de un nuevo cine de terror dirigido por mujeres: personal, valiente y, si bien cada vez es más heterogéneo, a menudo lúcidamente conectado con la realidad.

Y una tercera, la certeza de que estamos asistiendo en directo a la evolución y confirmación de cineastas extraordinarios, entre ellos Brandon Cronenberg, flamante ganador de Sitges 2020 (su película 'Possessor uncut' ha recibido los premios a mejor película y director), que apuntan a convertirse en los maestros del futuro.