FESTIVAL DE SITGES

Natalie Erika James ('Relic'): "Me atrae el terror con una parte emocional"

La directora de 'Relic' explica los orígenes de su gran ópera prima, un drama de terror con la demencia como monstruo presentado en Sitges

Natalie Erika James, concursante en Sitges con ’Relic’.

Natalie Erika James, concursante en Sitges con ’Relic’.

Se lee en minutos

El terror no es, aunque haya quien se empeñe en creerlo, un género dedicado básicamente a la concatenación de sustos más o menos efectivos. Puede ser expeditivo, puede ser festivo, y por supuesto, puede ser trágico, doloroso, íntimo. El terror tiene mil rostros, como, por ejemplo, el de una anciana (Robyn Nevin) que ha empezado a desvanecerse mentalmente y cuya pérdida han de combatir su hija (Emily Mortimer) y su nieta (Bella Heathcote): historia emotiva a la par que terrorífica para la que Natalie Erika James partió de su experiencia personal. 'Relic' es uno de los debuts del año (de terror o no) y uno de los mejores títulos a concurso en Sitges 2020.

¿Cuál fue el primer chispazo de inspiración para 'Relic'?

El proyecto nació de algo personal, algo que yo misma he vivido. Mi abuela tenía alzhéimer. Ese tema había estado bullendo en mi mente durante un tiempo. Pero la primera imagen que llegó a mi cabeza fue una habitación llena de objetos y recuerdos acumulados, una pila de ítems que se extendería más allá de los límites físicos de la propia estancia.

La película es, a la vez, turbadora y conmovedora. ¿Qué clase de filmes de terror le inspiraron en esta combinación?

Siempre me han atraído las películas de terror que, además de sustos, contienen algo emocional. Si una película se basa en un terror de la vida real, es más fácil que la sigas recordando y te siga afectando días después de la proyección. Me inspiró el tono de películas como 'El orfanato', 'Amenaza en la sombra' y 'Los otros', además de un montón de cine de terror asiático.

Como australo-japonesa, ¿creció escuchando historias del folclore asiático? ¿O simplemente es hija de la fiebre J-horror de finales de los noventa, principios de los dosmiles?

¡Un poco de las dos cosas! Desde luego, vi un montón de J-horror a principios de los dosmiles. Pero, además, durante los veranos iba a la escuela con mis primos en el Japón rural, y allí las historias sobre fantasmas, sobre todo de fantasmas y cuartos de baño de colegio, campan a sus anchas.

Más allá del terror, ¿qué clase de influencias fueron clave en su formación como cineasta?

Veía las películas de Miyazaki en bucle cuando era niña. Supongo que quería vivir en los mundos de sus películas. Otros directores no estrictamente de terror que me han marcado son David Lynch, Lars von Trier, Park Chan-wook y Darren Aronofsky, aunque todos ellos han hecho películas con algo de terror, en realidad.

El moho negro es, quizá, el motivo visual más importante del filme. Casi parece representar su modo de ver el terror, es decir, como una humedad que se extiende lentamente.

Para mí el moho representa diversos aspectos. Uno es la idea de la descomposición. Mientras la demencia hace estragos en el cerebro, el moho hace estragos en la casa y también en el cuerpo de Edna. También tiene que ver con la idea de una enfermedad, un trauma o un abandono heredados, si lo enlazamos con el trágico final del hombre en la cabaña.  

¿Y qué hay del laberinto claustrofóbico en que Sam queda atrapada? ¿Puede verse como encarnación física de la historia familiar?

¡Creo que esa es una lectura perfectamente válida del espacio! Para mí es como si Sam y Kay estuvieran siendo absorbidas por la experiencia de Edna, y quizá el espacio refleja la desorientación de este personaje también.

"Durante los veranos iba a la escuela con mis primos en el Japón rural, y allí las historias sobre fantasmas, sobre todo de fantasmas y cuartos de baño de colegio, campan a sus anchas"

Al parecer, algunos de los inversores habrían preferido un final diferente para la historia, uno más obvio.

Nos encontramos con gente que habría preferido un acercamiento más convencional. Por suerte, nos aliamos con productores que entendían lo que el filme quería decir y el tono que hacía falta para expresar eso. Compararlo con otros filmes de finales más o menos parecidos sirvió de ayuda.

Te puede interesar

¿Qué hará a continuación, cuando todo esto acabe?

Estoy escribiendo algunos proyectos ahora mismo, todos ellos dentro de subgéneros de terror. Uno de ellos es una historia ‘folk horror’ situada en Japón en torno al tema de la maternidad.